El auge de los pagos digitales impulsados por el aislamiento social impulsó el crecimiento de las tarjetas de débito. El pago financiado, en tanto, cayó 11,5% y la cantidad de tarjetas prepagas aumentó más del 400% de la mano de la Tarjeta Alimentar.

La pandemia de coronavirus no solo afectó la salud de la población; también golpeó con fuerza a la economía en 2020 y aceleró no solo los hábitos de consumo y la bancarización de la población.

En ese contexto, un informe de Prisma Medios de Pago, dio cuenta de que el año pasado las operaciones con débito crecieron y aquellas con tarjetas prepagas registraron un fuerte incremento de la mano de la Tarjeta Alimentar que otorga el Gobierno a madres y padres con hijos de hasta 6 años de edad, con el objetivo de mantener el poder adquisitivo de las familias.

“El uso de tarjetas de débito creció durante el año un 14,29%, mientras que las tarjetas de crédito sufrieron una caída de 11,52%. Por otra parte, hubo un fuerte aumento del uso de las tarjetas prepagas, explicado fundamentalmente por la tarjeta AlimentAR”, explicó Julián Ballarino, Head de Relaciones Institucionales de Prisma.

En ese marco, el uso de las tarjetas de débito se vio favorecido por una cuestión estacional durante el último trimestre de 2020 vinculado a festividades como el día de la Madre y Navidad, sumado a la recuperación del comercio tras el fin del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que duró más de 200 días.

“Al analizar la cantidad de cuotas elegidas al pagar con tarjetas de crédito, se destaca que los planes Ahora ganan participación en el total de las compras con tarjeta de crédito. Los Planes Ahora 3 y Ahora 6 continúan su recuperación, mientras Ahora 12 representa casi el 50% de las operaciones en los planes Ahora”, comentó Ballarino.

Respecto al último trimestre de 2020, el informe señaló que se dio un aumento del uso de las tarjetas respecto al trimestre anterior, explicado por el consumo estacional.

En ese sentido, el uso de la tarjeta de débito, que incluye extracciones de dinero en cajeros y tiendas, se incrementó en el cuarto trimestre un 42,7%, mientras que las de crédito registraron descenso de 54,8% y las prepagas un alza de 2,8 por ciento.

Así lo señaló el Índice Prisma Medios de Pago, elaborado en base a la información de la red de cajeros automáticos Banelco, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y el Banco Central. Además, la cantidad de operaciones de extracción de dinero por cajeros automáticos cayó 12,93% interanual en el último trimestre, y la de retiros de efectivo en comercios también bajó 11,43 por ciento.

Si se considera la variación de operaciones con tarjeta de débito, medido por transacciones, el informe arrojó que “continúa la tendencia de un crecimiento en el uso para compras, tanto en la comparación interanual como contra el trimestre anterior”.

En otro orden, las compras con tarjetas de crédito en un pago durante el cuarto trimestre de 2020 tuvieron una caída del 54,7%. Sin embargo, si se analizan las compras con planes en cuotas, la variación fue al alza en un 18,2%. En el caso de las compras con planes de cuota “Ahora”, hubo un incremento en el cuarto trimestre del 27,2%.

Dentro de estos planes, el Ahora 12 representa el 48,12% de las transacciones con este tipo de financiamiento impulsado por el Gobierno; el Ahora 18, el 19,41%; el Ahora 3, el 16,50%; y el Ahora 6; el 15,76%.

Según el informe de Prisma, las compras en un pago con tarjeta de crédito tuvieron un alza de 16,7% respecto al tercer trimestre de 2020 pero anotaron una caída del 2,7% en la comparación interanual.

En tanto, los Planes Ahora 3, Ahora 6 y Ahora 12 tuvieron un incremento en el cuarto trimestre -contra el tercer trimestre de 2020- del 64,7%, 61,1% y 25,4%, respectivamente, aunque un descenso en la comparación interanual del 14,8%, 21,1% y 7,4 por ciento.

Por otro lado, la cantidad de tarjetas de débito activas creció 12,26% en el último trimestre del año pasado en comparación con el mismo de 2019; la de crédito bajó 4,56%; y la de prepagas trepó 49,87%.

Otro estudio, realizado por la consultora financiera First, indicó que en diciembre último la operatoria a través de tarjetas de crédito registró un saldo de $ 917.280 millones, lo cual significa una suba de 8% respecto del cierre de noviembre.

Además, señaló que “el crecimiento interanual llegó al 60,2%, muy por encima de la inflación del período”, y añadió que “en la segunda mitad del año, los saldos de tarjetas de crédito crecieron 42,6%, un alza mayor que la registrada en la primera mitad”.

Al respecto, el socio de First, Guillermo Barbero, destacó que “una vez más este rubro lidera las alzas de los préstamos nominados en moneda nacional, demostrando su vigencia y su inserción entre los consumidores, comerciantes y bancos”.

Asimismo, sostuvo que “fueron muy oportunas las normas emitidas por el BCRA, las cuales permitieron la refinanciación de los saldos vencidos impagos en hasta 12 cuotas mensuales”. (Fuente: Infobae)