La Bolsa de Cereales provincial volvió a reducir su pronóstico a solo 1,4 millones de toneladas, un 70 por ciento por debajo del año pasado. A nivel nacional, el Gobierno espera la peor producción en cinco años.

La Bolsa de Cereales de Córdoba actualizó su proyección de cosecha de trigo en Córdoba: sin lluvias importantes que hayan ayudado a revertir el escenario de déficit hídrico de los últimos meses, el panorama es cada vez más desalentador.

Con datos recogidos al 23 de noviembre pasado, la entidad bursátil estima que la cosecha se ubicará en apenas 1,4 millones de toneladas, un 70 por ciento o 3,2 millones de toneladas menos que las 4,6 millones de toneladas de la campaña pasada.

El deterioro es progresivo y notorio: hasta octubre, se esperaba una cosecha que rondaría las 2,8 millones de toneladas. A principios de noviembre, ese cálculo bajó a 1,7 millones de toneladas y ahora, a la mitad.

Hay varios factores que inciden en esta situación: en primer lugar, que la siembra se achicó en unas 400 mil hectáreas, desde las 1,6 millones del año pasado hasta 1,2 millones. En el inicio de la campaña, se esperaba una caída, pero menos contundente, de alrededor de 100 mil hectáreas.

En segundo término, por la falta de agua hay un 32 por ciento de los lotes que ni siquiera se cosecharán.

Por último, que los trigos que sí se recolectarán, arrojarán un rinde promedio de apenas 16 quintales por hectárea, el valor más bajo desde el ciclo 2009/10, cuando fueron 13,7 quintales.

“Durante los meses de agosto, septiembre y octubre las lluvias fueron menores al promedio histórico en más del 50 por ciento, lo que se tradujo en una disminución en los rendimientos”, explicó la Bolsa.

Esto derivará en un menor aporte de dólares del cereal. Si bien el precio a cosecha se elevó desde 164 dólares la tonelada en el inicio de la siembra a 217 dólares en la actualidad, esta mejora del 32 por ciento en la cotización no compensa el derrumbe productivo.

Bajo este panorama, el valor bruto de la cosecha triguera cordobesa se ubicaría en 415 millones de dólares, menos de la mitad de los 932 millones del año pasado y la cifra más baja en siete campañas.

 

  • ZONA NÚCLEO

Del mismo modo, en su informe semanal para la zona núcleo, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario redujo en 300 mil toneladas más su perspectiva de cosecha en esta región del país.

“El 40 por ciento de la cosecha de trigo baja en dos quintales el rinde estimado de la región y reduce el volumen en casi un siete por ciento”, señaló la GEA.

Y completó: “Hasta hace muy poco se esperaba para la región un promedio de 29,9 quintales por hectárea y una producción de casi 4,47 millones de toneladas. Pero los números que arrojan las cosechadoras ajustan el promedio de rinde a 27,9 quintales y la producción a 4,17 millones de toneladas. El avance de la cosecha afirma la sospecha de que Santa Fe y Córdoba van a tener unas de las peores cosechas de los últimos 10 años”.

El déficit hídrico, nuevamente, la principal explicación. Según la GEA, en noviembre suelen caer entre 100 y 120 milímetros en la zona núcleo. Este año, salvo que llegue alguna fuerte lluvia en las últimas horas, el promedio de la región es de apenas 35 milímetros; es decir, llovió un tercio de lo que lleve normalmente.

 

  • EN EL PAÍS

A nivel nacional, en tanto, el Ministerio de Agricultura de la Nación dio a conocer su primera proyección de cosecha de trigo 2020/21.

Para el Gobierno, se recolectarán 17 millones de toneladas, un 13,9 por ciento menos que las 19,75 millones de toneladas del año pasado y la peor cifra desde el ciclo 2015/16, cuando fueron 11,4 millones.

La perspectiva oficial es coincidente con las 16,8 millones de toneladas que calcula la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En su último Panorama Agrícola Semanal, la entidad porteña destacó que “en las regiones NOA y NEA finalizó la cosecha con el desempeño más bajo de los últimos cinco años en términos de producción. Si bien no son zonas clave para la producción de trigo, el volumen alcanzado por estas dos regiones fue un 69,2 por ciento menor al ciclo previo y un 55 por ciento inferior al promedio del último quinquenio”. (Fuente: Agroclave)