Por Juan A. Bracco

2 de Enero (Valor Local) – El gobierno de Entre Ríos presentó hace unos días una nueva propuesta de reestructuración de la deuda en dólares en cesación de pagos a los bonistas, según la información a la que tuvo acceso Valor Local. Consiste en validar un incremento de la tasa de interés, adelantar las amortizaciones de capital y extender un poco los plazos con respecto a la iniciativa original. Los bonistas contraatacaron con una alternativa que también presenta mejoras de intereses y plazos, pero adelantaron su “decepción” con el Gobierno provincial y siguen amenazando con acciones legales.

La nueva ronda de negociaciones entre la provincia de Entre Ríos y los bonistas concluyó el pasado 29 de diciembre. Fueron “discusiones restringidas” con el fin de negociar una resolución consensuanda a la deuda en default por u$s 500 millones que tomó la provincia en 2017 y que vencía originalmente en 2025 con un interés anual pautado del 8,75%. Ambas partes ya habían hecho una propuesta y esta ronda fue el resultado de aquellos primeros escarceos.

Las conversaciones tuvieron por un lado al Gobierno provincial con el apoyo de Rafael Brigo (titular de la Unidad de Apoyo a la Sostenibilida de la deuda pública provincial del Ministerio de Economía de la Nación) y al HSBC como operador financiero. Del otro lado del mostrador estuvo el grupo ad hoc de bonistas de representados por el estudio jurídico White & Case LLP.

En esta última ronda de discusiones restringidas, que concluyó el 29 de diciembre, la Provincia presentó al Grupo una propuesta modificada con respecto a la reestructuración de los bonos.

En esta nueva alternativa, Entre Ríos ofreció adelantar la amortización de capital un año (de agosto ‘25 a agosto 24) y extender las cuotas para cancelar la deuda de 12 a 15, terminando en agosto de 2031 (inicialmente, la idea fue concluir el préstamo en febrero de ese año).

Además, levantaría el piso de intereses: la primera propuesta arrancaba en cero para 2020 y 2021 e iba subiendo paulatinamente hasta un máximo de 5% a partir de agosto de 2024, mientras que la segunda alternativa puesta sobre la mesa llevó el piso al 5% a partir de agosto ‘22 y el techo hasta el 7,5% desde agosto ‘23 hasta la cancelación del empréstito.

En ese orden, habría una ventana especial para los intereses vencidos e impagos (unos 21,8 millones de dólares que vencieron en agosto ‘21) que se capitalizarían (es decir: se sumarían a los 500 millones de dólares originales) pagando una tasa del 8,75%. Los intereses devengados hasta agosto de este año (u$s 43 millones) también se capitalizarían pero a un interés del 5%.

· La respuesta

Una vez que los bonistas conocieron esta nueva propuesta, la rechazaron y flexibilizaron la propia.
El Grupo, que afirma tener el 60% de los bonos (suficiente para frenar la cláusula de acción colectiva que requiere una aceptación del 75% para obligar a todos los acreedores a aceptar la oferta), rechazó los términos de la última propuesta por “no estar justificados por la actual realidad económica y fiscal de la Provincia”.

En cambio entregó una contrapropuesta que estableció los términos “en los que el Grupo estaría dispuesto a acordar una reestructuración de los bonos”.

“La contrapropuesta del Grupo extendería la fecha de vencimiento de los bonos hasta 2028 (un año más que en la oferta original que hicieron) y proporcionaría un calendario de amortización extendido para suavizar aún más el perfil de deuda de la Provincia. Además, la contrapropuesta proporcionaría a la Provincia una opción de compra ejercitable en cualquier momento después de la fecha de vencimiento original de los bonos en 2025. El Grupo cree que su contrapropuesta ofrece suficiente alivio financiero para respaldar los desafíos fiscales de la Provincia a corto plazo debido al impacto de COVID-19 sin imponer pérdidas innecesarias a los proveedores de crédito de la Provincia”, expresó el comité de bonistas a través de un documento.

La fórmula de pago de intereses que ofrece el agrupamiento de bonistas es prácticamente la misma: 5% hasta agosto de 2022 pero a partir de esa fecha, el capital pagará un interés del 8,75%.

“El Grupo está decepcionado de que la Provincia continúe persiguiendo un incumplimiento selectivo de los bonos a pesar de mantener una sólida posición fiscal, seguir cumpliendo con todas sus demás deudas y tener fondos suficientes para pagar los bonos. Aunque el Grupo está dispuesto a acordar los ajustes apropiados a los términos de los bonos según lo establecido en la contrapropuesta adjunta, no considera que la Provincia se encuentre en problemas de endeudamiento o que se enfrente a un escenario plausible de sobreendeudamiento en el futuro previsible. El Grupo cree que los bonos son totalmente utilizables por la Provincia de acuerdo con sus términos existentes y, mientras la Provincia continúe aplicando políticas fiscalmente responsables, deberían ser refinanciables al vencimiento. Es más, de acuerdo a sus proyecciones presupuestarias, los ratios de servicio de deuda de la provincia son robustos y no se han deteriorado versus el año 2017 cuando se emitieron los bonos”, expresó el comité de bonistas a través del escrito dado a conocer en las últimas horas.

“Una resolución consensuada al actual incumplimiento de la deuda es necesario para restaurar la posición crediticia de la Provincia y su acceso a los mercados de capital, así como para fomentar un clima de inversión creíble en la Provincia. Las discusiones durante el mes de diciembre le han hecho evidente al Grupo que el incumplimiento de la Provincia fue por elección y no se debe a una necesidad financiera. Por lo tanto, mientras el Grupo continúa dispuesto a negociar con la Provincia de buena fe, está considerando activamente sus opciones alternativas disponibles y está preparado para ejercer sus derechos legales y contractuales bajo los bonos en cualquier momento”, agregó el comunicado. (Valor Local)