Durante el encuentro que mantuvieron los integrantes del Consejo Directivo, se abordó la normalización laboral, como una de las claves para avanzar hacia un ciclo económico que tenga a la política industrial y a las mejoras de productividad como ejes de la recuperación.

Los integrantes del Consejo Directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA) expresaron que el sector prevé una recuperación de la actividad en 2021, pero que su alcance dependerá de la normalización de las regulaciones en el mercado de trabajo, así como de incentivos concretos a la inversión y el crédito.

Así se desprende del encuentro que mantuvieron este martes los integrantes del Consejo Directivo encabezados por su presidente Miguel Acevedo, en una reunión en la que se analizaron las perspectivas sobre la actividad industrial, el empleo y el contexto macroeconómico del 2021.

Uno de los ejes de análisis fue la normalización laboral, como una de las claves para avanzar hacia un ciclo económico que tenga a la política industrial y a las mejoras de productividad como ejes de la recuperación económica.

Uno de los ejes de análisis fue la normalización laboral, como una de las claves para avanzar hacia un ciclo económico que tenga a la política industrial y a las mejoras de productividad como ejes de la recuperación económica

En este sentido, la Junta Directiva coincidió en que resulta prioritario normalizar la situación que se registra actualmente en el mercado laboral.

“Construir un escenario de reactivación económica sustentable y recuperar el nivel de empleo formal –industrial en particular– son dos de las prioridades más importantes de cara al corto plazo”, expresó la central industrial en un comunicado.

Se mencionó, además, que “medidas como la prohibición de despidos y suspensiones o el régimen de doble indemnización no apuntan en esa dirección”. Son decisiones que “impactan sobre el objetivo de la formalización y van en detrimento de la necesaria ampliación de las dotaciones de trabajadores con miras a impulsar el crecimiento económico”, agregaron los industriales.

  • EMPLEO Y ACTIVIDAD INDUSTRIAL

Durante el desarrollo de la reunión el Centro de Estudios de la UIA presentó indicadores de empleo correspondiente a octubre y de actividad industrial de noviembre.

Con respecto a la producción, en noviembre se registró una suba tanto mensual como interanual, y la mayoría de los sectores recuperó parte del terreno perdido durante la primera parte del año.

Aun así, 2020 fue el tercer año de caída consecutiva del sector, y continuó mostrando disparidades regionales como sectoriales.

En cuanto al empleo, los datos de octubre mostraron signos de mejora fruto de la contratación de personal debido al elevado porcentaje de licenciados y dispensados.

Al cierre de la presentación, se analizaron las perspectivas económicas para 2021, instancias en la que se coincidió en que de no mediar problemas macro-cambiarios, se espera una recuperación de la actividad.

La velocidad de dicha recuperación dependerá de la normalización de las regulaciones en el mercado de trabajo, así como de incentivos concretos a la inversión, el crédito y una disminución de la presión fiscal al sector formal de la economía

La velocidad de dicha recuperación dependerá de la normalización de las regulaciones en el mercado de trabajo, así como de incentivos concretos a la inversión, el crédito y una disminución de la presión fiscal al sector formal de la economía.

En tanto, los representantes sectoriales y regionales mencionaron que entre los temas que afectan a las industrias de todo el país se ubican: el aumento de los costos operativos –vinculados al traslado de personal a cargo de las empresas–, los problemas relacionados a la circulación interjurisdiccional –particularmente los derivados de cortes de rutas– y el impacto de la carga fiscal sobre el sector formal de la economía, tanto a nivel nacional como provincial y municipal. (Fuente: Infobae)0