El dólar libre bajó tras el cierre a $166

Con muchos apurados por vender porque retuvieron los dólares hasta el último momento apostando a un rebote, la cotización del mercado paralelo bajó a $ 168, pero al post cierre se negociaba a $ 166.

 

Con la intervención del Estado, los dólares siguieron bajando, aunque, a diferencia de otras ruedas por segunda vez consecutiva el Banco Central sumó reservas debido a que los exportadores liquidaron algo más de divisas ante los mejores precios que muestra el mercado de Chicago para los granos.

 

Desde el comienzo de la rueda, el Banco Central y los organismos oficiales fueron vendedores de bonos y lograron que la cotización de los dólares alternativos retrocediera, aunque de manera algo más moderada que en las ruedas anteriores.

 

Por caso, el contado con liquidación con negocios por USD 79 millones de los cuales casi 40% fueron manos oficiales, perdió $ 2,29 (-1,6%) a $ 145,44. El dólar Bolsa o MEP volvió a negociar los montos habituales. Esta vez operó USD 32 millones ayudado por la intervención oficial. La divisa retrocedió $ 4 (-2,8%) a $ 139,23.

 

El dólar libre, con vendedores apremiados porque retuvieron los dólares hasta el último momento apostando a un rebote, bajó $ 1 a $ 168, pero al post cierre se negociaba a $ 166 porque se espera para hoy la venta de los primeros compradores del cupo de USD 200 de dólar ahorro de noviembre.

 

Cabe aclarar que muchos clientes de los bancos no pudieron acceder a esta divisa, que cotiza con los impuestos a $ 138,19, porque, a pesar de que cumplían todos los requisitos para acceder a este dólar más barato, el Banco Central los rebotaba con el argumento de que habían recibido algún beneficio por el Covid-19. El argumento, desleal por cierto, hizo que mucha gente quedara sin comprar divisas.

 

El dólar mayorista operó USD 288 millones porque hubo más liquidación de los exportadores y se mantuvo controlada la de los importadores. El dólar aumentó 38 centavos a $ 78,71 y el Banco Central pudo comprar casi USD 100 millones.

 

Las reservas, en estas circunstancias, aumentaron USD 19 millones a pesar de la suba del oro y de que el dólar estuvo estable ante casi todas las principales monedas del mundo. El pago de compensaciones de operaciones de comercio exterior a Brasil y la pérdida de reservas por el constante goteo de dólares, atentaron para que suban más.

 

La baja del dólar alentó a que los inversores compraran bonos medianos y largos bajo ley extranjera. Los rendimientos lucen más cuando se acercan a 16% y el dólar está en baja. Por eso el riesgo país mejoró 18 puntos (-1,2%) a 1.464 puntos básicos.

 

La Bolsa también se benefició con el movimiento bajista del dólar y esta vez subió sin la influencia de las operaciones de contado con liquidación.

 

El índice S&P Merval de las acciones líderes aumentó 4,81% y cerró en el máximo del día. Los negocios fueron regulares: $ 1.040 millones. Las acciones de mejor comportamiento fueron las de los bancos. Galicia (+11,88%), BBVA (+11,27%), Supervielle (+10,72%) y Banco Macro (+9,62%) fueron lo más destacado.

 

Es que los compradores creen que por unos días el peso seguirá venciendo al dólar y por eso apuestan a las acciones porque creen que van a obtener ganancias en divisas. De hecho, el precio de los bonos que indexan por el precio del dólar (dollar linked) bajaron hasta 1,21%, lo que se percibe como una señal de que le ven menos chances a la devaluación.

 

La clave es que el arreglo con el FMI llegue en el corto plazo y con dólares adicionales. Esa es la apuesta del Gobierno y de una parte del mercado, porque es el oxígeno necesario para llegar a abril cuando empiezan a liquidar los exportadores.

 

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street en dólares- tuvieron una excelente rueda. Solo dos papeles bajaron: Globant (-0,46%) y Ternium (-0,45%). Los de mejor desempeño fueron los de las empresas del Grupo IRSA donde IRSA subió 15,24% e IRSA Propiedades Comerciales, 12,37%. Atrás se alinearon los bancos. BBVA (+11,93%), Galicia (+10,86%) y Macro (+10,24%) fueron los otros ganadores con alzas de dos dígitos.

 

Hoy el mercado buscará sacar provecho de este receso del dólar para posicionarse en pesos, pero siempre con un pie listo para salir porque sabe que el verano tiene un límite. La clave es que el movimiento bajista empalme con el crédito del FMI y que las reservas alcancen para soportar la venta diaria de bonos y soportar el goteo de los depósitos. (Fuente: Infobae)