A partir de ahora, la operatoria y funcionalidad de las Facturas de Crédito Electrónicas (FCE) será muy similar a la que tiene el Cheque Electrónico (Echeq), por lo que se podrá acceder a ellas a través de una pestaña que las mipymes tendrán habilitadas en sus cuentas de homebanking.

El Banco Central (BCRA) implementó este jueves el Sistema de Circulación Abierta de Facturas de Crédito Electrónicas (FCE), con el objetivo de facilitar a las mipymes proveedoras de grandes empresas un acceso más simple a nuevas alternativas de financiamiento.

“En la primera etapa, que entrará en funcionamiento el 1º de abril, las FCE se podrán descontar o transmitir a otros sujetos autorizados, como las entidades financieras o proveedores no financieros de crédito, o bien remitir desde el Sistema de Circulación Abierta para su negociación en los mercados de valores”, detalló el BCRA en un comunicado.

Las facturas de crédito electrónicas permiten a una pyme que emite una factura por más de $100.000 a una empresa grande que, en caso de que la contratante no la valide en el plazo de 30 días, quede acreditada automáticamente y sea viable para ser descontada como un cheque en Bolsa.

Las transmisiones de las Facturas de Crédito Electrónicas serán gratuitas y las entidades financieras no podrán cobrar comisiones.

La normativa fue aprobada luego de un trabajo en conjunto entre la autoridad monetaria, la AFIP, la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Ministerio de Desarrollo Productivo, con el objetivo de dotar de una mayor transmisibilidad a las FCE ya que, en la actualidad, solo circula el 1% de las mismas.

Según informó el Central, las transmisiones de las FCE serán gratuitas y las entidades financieras no podrán cobrar comisiones.

Además, está previsto que próximamente se sumen nuevas funcionalidades como la cesión electrónica y aval, entre otras.

Con la implementación de este sistema las pequeñas y medianas empresas podrán acceder a una mayor cantidad de fuentes de financiamiento anticipado y con mejor certeza de cobro, ya que al vencimiento las FCE serán cobradas mediante compensación interbancaria y su falta de pago se verá reflejada en la Central de Deudores del Banco Central.

“Otra de las facilidades que brindará esta normativa es la emisión de un comprobante a requerimiento del interesado, que permitirá iniciar acciones judiciales ante el no pago a término de las FCE”, aseguró el Central.

Según datos oficiales, en la actualidad hay unas 138 mil MiPyMES que emiten más de $200.000 millones en Facturas Electrónicas, con riesgo de pago de 1.500 grandes empresas, lo que representa un potencial activo financiero para ser gestionado por el mercado de capitales y por el mercado financiero, como ocurre en casi todos los países de la región y del mundo desarrollado. (Fuente: Télam)