Frente a la puertas de la Bolsa, donde están las oficinas de la sindicatura del concurso, productores y acopiadores reclamaron por la independencia del proceso.

 

Productores y acopiadores damnificados por la crisis financiera de la agroexportadora Vincentin se manifestaron este miércoles al mediodía frente al edificio de la Bolsa de Comercio de Rosario, donde funcionan las oficinas de la sindicatura del concurso, para reclamar la independencia en el proceso concursal de acreedores que debe afrontar la firma para no ir a la quiebra. Para ello, exigieron que no se pesifique la deuda puesta en juego, ya que de esa manera se licuaría el pasivo de la empresa.

 

La protesta de los acreedores surgió a partir de las intenciones de llegar a un acuerdo que propuso el nuevo directorio de Vicentin que se tramita en el juzgado Civil y Comercial Nº2 con asiento en Reconquista. Pese a que los acreedores pretenden que el concurso se realice en Rosario.

 

“El principal reclamo es la independencia del proceso concursal, por eso estamos totalmente en desacuerdo con la pesificación de las deudas comerciales, de acuerdo a lo que trascendió, con lo cual el pasivo que tiene la empresa se va a licuar totalmente”, reclamó uno de los representantes de los damnificados, presente en la puerta de la Bolsa de Comercio, donde se llevó adelante la protesta.

 

Con respecto a las presuntas intenciones que tendría la empresa para alivianar el abultado pasivo, el manifestante aseguró: “Es una maniobra que utiliza la empresa para no tener que afrontar toda la deuda que tiene con los productores y acopiadores”.

También consideró que la crisis financiera que atraviesa la agroexportadora es parte de “una maniobra armada para realizar lo que a nuestro criterio fue un fraude total, de modo que no se puede entender cómo se modificaron los balances de este año respecto a los anteriores”.

 

Días atrás, el juez Civil y Comercial que lleva adelante el concurso de acreedores de Vicentin, Fabián Lorenzini, homologó contratos de fasón de la agroexportadora para las plantas que la empresa posee en San Lorenzo y Ricardone, que le representarán ingresos de entre 80 y 100 millones de dólares anuales. También rechazó el pedido de la Afip y el Banco Nación de frenar la venta del frigorífico Friar.

 

Ambas decisiones de Lorenzini benefician a la cerealera santafesina, que defaulteó 1.400 millones de dólares. El magistrado homologó los contratos de manufactura de un producto por mandato de un tercero que Vicentin rubricó con el Grupo Olio, de Rosario, a través de su exportadora Díaz & Forti. (Fuente: La Capital)