El transporte interurbano de la provincia sigue paralizado desde el viernes y no hay certezas de que se retome el servicio, ante los salarios adeudados que reclaman los choferes nucleados en la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (Aoita).

El gremio de Aoita se mantiene en estado de liberación ante el incumplimiento de los empleadores de hacer efectivo el pago de los sueldos. Si no están los fondos en las cuentas de los trabajadores, podría extenderse la medida de fuerza.

En esa mesa estarán sentadas los actores del sistema para ver si pueden destrabar el conflicto que mantiene paralizado a los interurbanos. El secretario general de Aoita, Emiliano Gramajo, señaló que la situación de los choferes “siguel igual o peor” ya que no han percibido sus haberes.

Por ahora, la expectativa está centrada en la audiencia de esta tarde convocada por la cartera laboral. No obstante, el sindicalista reconoció que “no hay margen” para destrabar la medida de fuerza si no están depositados los salarios de los trabajadores.

Por su parte, el secretario de Transporte de la Provincia, Franco Moguetta, afirmó esta tarde que “no vamos a ceder a las presiones” de las empresas. “No vamos a pagar subsidios si no funcionan los sistemas”. “La empresa que está funcionando ya cobró el subsidio. Empezaremos a caducar los permisos precarios y pondremos empresas dispuestas a colocar. Se verán colectivos con otros colores en los recorridos”, acentuó.

En cuanto a la única empresa que funciona, Buses Lep, Gramajo aclaró que no pagó los salarios de forma total y enfatizó que “ha extorsionado a los trabajadores con un pago mínimo”.  (Fuente: La Voz)