La actividad cayó 10,1% por efecto del conflicto salarial en el complejo oleaginoso, según el informe mensual de Fisfe.

La producción industrial en Santa Fe cayó 10,1% en diciembre, por el efecto del conflicto salarial en el complejo oleaginoso. Descontado el efecto, la actividad mantuvo la senda de recuperación iniciada en el tercer trimestre del año pasado. Este repunte no alcanzó para evitar que la medición anual registre una baja de 8,8%. Una marca que, de todos modos, reporta una mejora respecto del derrumbe de los meses de abril y mayo.

Los datos forman parte del informe mensual de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe). Entre las actividades que en diciembre impulsaron favorablemente la producción se destacan: carne porcina, productos lácteos, otros productos alimenticios, pinturas, detergentes y jabones, productos de caucho y plástico, minerales no metálico, industria siderúrgica, maquinaria agropecuaria, otros productos de metal y servicios de trabajo de metales, aparatos de uso doméstico, equipos eléctricos, automóviles, remolques, autopartes y motocicletas.

“En diciembre, el 60% de las ramas industriales en la provincia Santa Fe presentó una dinámica interanual positiva, situación similar a la registrada en los meses de septiembre y noviembre, indicando cierta consolidación de la fase de recuperación”, señaló el informe.

De cara a 2021, la entidad considera que las perspectivas son “moderadamente alentadoras” a partir de la recomposición de la demanda de bienes de consumo y de inversión, de las exportaciones de sectores afectados especialmente por la pandemia y por razones especiales, el financiamiento, la obra privada y pública, y la moderación de los costos de producción.

Fisfe destacó especialmente la baja de derechos de exportación sobre más de 3.600 bienes industriales.

La industria de la maquinaria agrícola, aparatos de uso doméstico, remolques y autopartes impulsaron la actividad.

El nivel de empleo sectorial creció 0,4% durante el tercer trimestre de 2020 en relación al trimestre anterior, pero la tasa fue aún negativa (-1,4%) en la medición interanual. Desde el mes de mayo se incrementa paulatinamente la porción de empresas con solamente altas de empleo (11,5%). Las altas de empleo por razones de demanda crecen desde mayo, mientras que las bajas retroceden desde junio. (Fuente: La Capital)