COPAL, PREOCUPADA POR LA SUBA DE TASAS A LA IMPORTACIÓN

Sostienen que altera los costos en una industria que debe importar insumos estratégicos y bienes de capital.

Las empresas nucleadas en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) manifestaron ayer su "preocupación" por el incremento de la alícuota de la tasa de estadística -de 0,5% a 2,5%- que tributan las importaciones.

En un comunicado de prensa, la cámara sostuvo que la medida -formalizada el lunes a través del Decreto 332/2019- contempla además, "otras modificaciones de gran impacto para la industria" debido a que también comenzarán a ser alcanzadas por la tasa estadística las importaciones bajo el Régimen de Importación Temporarias y de bienes de capital, que estaban exceptuadas de ese pago.

"Esta resolución afecta de forma considerable al sector de alimentos y bebidas, que representa más del 40% de las exportaciones totales", sostuvo la entidad que conduce el empresario Daniel Funes de Rioja.

Y agregó: "Teniendo en cuenta la participación que tienen los insumos y bienes de capital importados en el proceso productivo, impactará de forma directa en la estructura de costos, generando una carga adicional a la alta presión tributaria a la que es sometida la industria".

El lunes el Gobierno estableció un aumento de 0,5% a 2,5% de la tasa de estadística que deben tributar las mercaderías que ingresan al país.

La Copal sostuvo que esta decisión no puede ser considerada "una medida aislada, ya que, durante el 2018, el compromiso de cumplir con metas fiscales más exigentes demandó un incremento en la carga impositiva que recayó principalmente sobre el sector exportador".

"Puntualmente, a partir de agosto, mediante el decreto 767/2018 se redujeron los reintegros a las exportaciones y desde septiembre, a través del decreto 793/2018 se generalizaron los derechos de exportación a todos los productos exportados", subrayó la entidad que agrupa a las empresas alimenticias.

En este marco, Funes de Rioja advirtió que "el encarecimiento de los insumos importados, sumado a la falta de competitividad, la alta carga tributaria, los costos logísticos y los niveles de inflación, genera un impacto directo en la industria alimentos y bebidas que es una actividad exportadora altamente superavitaria que necesita estabilidad macroeconómica para poder incentivar el crecimiento económico en Argentina". (Fuente: Clarín)

Fuente: (valorlocal.com.ar)