La ronda bursátil se presentó volátil este jueves. Las acciones argentinas pasaron de ganancias en torno a 1% en el inicio de los negocios a pérdidas moderadas pasado el mediodía, con operaciones con tinte especulativo, a cuatro días de las elecciones primarias de medio término, suceso político que condiciona a los inversores.

El índice accionario S&P Merval de Buenos Aires retrocedió 0,4%, a 77.027 puntos, tras perder un 2% el miércoles y luego de marcar un máximo histórico intrahorario de 79.311 unidades el martes.

El panel líder de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires sostiene en 2021 una ganancia del 50,6% en pesos, que en lo que va de septiembre se acota a un 0,9 por ciento.

En el exterior, los principales indicadores de las bolsas de Nueva York pasaron a pérdidas de hasta 0,5%, mientras que para los ADR y acciones argentinas que son negociados en dólares se impusieron las baja, encabezadas por Edenor (-5,6%), Banco Supervielle (-5%) y Loma Negra (-3,9%).

Entre los operadores e inversores consultados por Reuters circularon diferentes encuestas con lecturas a criterio de cada uno, teniendo en cuenta que a la oposición se la considera con un línea “pro mercado”, a diferencia del actual gobierno del Frente de Todos, con políticas más intervencionistas.

El análisis se sustenta en que estas elecciones podrían ser con un resultado similar a las de 2013, cuando el candidato oficialista perdió terreno y abrió las chances para un cambio de escenario político presidencial evidenciado en 2015.

En cuanto a la renta fija, los bonos Globales estuvieron negociados con bajas promedio de 1,2% en dólares, mientras que el riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con emisiones emergentes similares, subía 20 enteros para la Argentina, a 1.524 puntos básicos a las 17 horas.

Las bolsas externas tendían a operar con tendencia negativa a pesar de un reporte de Estados Unidos que mostró que los pedidos semanales de ayuda por desempleo se redujeron a cerca de mínimos de 18 meses.

El recinto de negocios neoyorquino extendía una racha de cuatro ruedas negativas, en las se que se dejó arrastrar por el temor a un freno en la recuperación económica debido al avance de la variante Delta del COVID-19, así como por las cada vez mayores preocupaciones por la retirada de subsidios adelantada por la Reserva Federal (Fed) y sobre la que todavía no se han revelado ni fechas concretas ni detalles.

Una reducción en la solicitud de subsidios por desempleo en los EEUU no fue suficiente para darle tono positivo a los mercados

La Fed se reunirá los próximos 21 y 22 de septiembre y los inversores temen que pueda dar pasos hacia la reducción de su compra mensual de bonos por 120.000 millones de dólares.

La cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo en Estados Unidos disminuyó la semana pasada a 310.000, la más baja desde que la pandemia afectó el mercado laboral, según informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

En la semana anterior el gobierno de Joe Biden había recibido 345.000 solicitudes, y la mayoría de los analistas había calculado la presentación de unos 335.000 pedidos en la semana que concluyó el 4 de septiembre.

La cifra de pedidos del subsidio por desempleo saltó a 6,8 millones en la última semana de marzo de 2020 y desde entonces ha ido disminuyendo con altibajos a medida que la economía retorna a las actividades.

La analista del Bank of America Savita Subramanian apuntó que cuando los subsidios del banco central concluyan, la situación podría “terminar mal”.

(Fuente: Infobae)