Cuentas-sueldo y tarjeta de débito asociada, cuentas de jubilaciones y pensiones y de beneficiarios de planes sociales seguirán siendo gratuitas.

 

A tasas de interés que, descontada la inflación, están próximas a cero o debajo de cero y con el acceso al dólar encarecido por impuestos y limitado a un máximo de 200 mensuales a un universo cada vez más restringido de ahorristas en 2021 se sumará el fin de la gratuidad de ciertas operaciones bancarias, lo que obligará a un manejo más atento y eficiente del dinero bancario.

 

Esto es así porque el Banco Central cambió las normas sobre comisiones que a partir de 2021 podrán cobrar los bancos por tarjetas, cuentas corrientes, cajas de seguridad y de ahorro, entre otros servicios, aunque según el gobierno la absoluta mayoría de los usuarios podrá seguir operando sin costo.

 

El uso de cajeros había sido a pasar totalmente gratuito desde marzo, sin importar el o los bancos en los que tenía su cuenta el usuario. Se buscó así minimizar el traslado y concentración de usuarios, en el marco de la pandemia de coronavirus. La medida fue luego prorrogada dos veces, la última hasta el próximo 31 de diciembre.

 

  • SIN PRÓRROGA

Pero no habrá nueva prórroga: los bancos podrán volver a cobrar por extracciones de dinero desde sucursales de otras entidades y/o de una red de cajeros distinta y aumentarán en dos tramos de 9 puntos porcentuales cada uno en enero y febrero la comisión por sus servicios, aunque el aumento no se aplicará a quienes utilicen una cuenta-sueldo, para quienes los bancos no pueden cobrar ningún tipo de comisión siempre que las extracciones mensuales no sobrepasen el monto del salario. Esas cuentas sólo pueden tener costo si, además de tarjeta de débito, que es obligatoriamente gratuita, están vinculadas a otros productos, como una cuenta corriente o una tarjeta de crédito.

 

Lo mismo vale para jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales: las extracciones seguirán siendo gratuitas, desde cajeros de cualquier banco o red, con el mismo criterio de las cuentas-sueldo: hasta el monto que les fue acreditado.

 

Parecido, pero no igual, será el caso para quienes tengan “Cuenta Gratuita Universal” (CGU), la caja de ahorro que todos los bancos están obligados a suministrar, amén de una tarjeta de débito, a quienes no tienen otra cuenta bancaria, con el único requisito de presentar DNI. La CGU permite extraer dinero sin costo en los cajeros del banco en el que fue abierta la cuenta y hasta 8 extracciones en cualquier otro banco, aunque no es una cuenta-sueldo.

 

Según datos del Central, cerca de 85% de las extracciones de dinero se hacen desde cuentas-sueldo, cuentas de jubilados y pensionados, cuentas de beneficiarios sociales y desde CGUs y por lo tanto seguirán siendo gratuitas (hasta el límite de monto mensual acreditado en el caso de cuentas sueldo, de jubilaciones y pensionados y beneficiarios sociales y hasta el límite de 8 extracciones fuera de sucursales del banco correspondiente en el caso de las CGUs).

 

En el caso de las cajas de ahorro, el BCRA precisó que la actualización de comisiones alcanzará a la emisión de tarjetas de débito adicionales; reposición de tarjetas de débito por robo o extravío; uso de cajeros automáticos (fuera de los cajeros de la entidad o en otra red) y la “extracción de fondos a través de terminales en puntos de venta y de retiro de efectivo de cuenta por el propio titular o un tercero”.

 

El retiro de efectivo en cajas de supermercados, farmacias, estaciones de servicio y otros puntos de extracción no bancarios sí podrán ser sujetos a comisión, como lo estaban antes de la cuarentena. Dependerá de la política de los bancos y los emisores de tarjeta y el análisis que hagan de la conveniencia o incordio de aplicar esos cargos. Al respecto, un experto consultado por Infobae dijo que era improbable que esos usos vuelvan a sufrir recargo, porque significa achicar la capacidad de la red y recargar el uso de los propios cajeros.

 

En cuanto a los servicios no gratuitos y el valor de las comisiones a cargar sobre quienes no disfruten de gratuidad obligatoria, dependerá de la política de cada entidad. Hasta febrero, mes previo al inicio de la gratuidad, sólo 4 bancos cobraban omisión por extraer “fuera de la casa operativa de la entidad”, según datos del Banco Central. Para retiros de cajeros de distinto banco pero de la misma red, 12 entidades no cobraban comisión sobre un total de 57 y el rango de valores iba desde $ 18,50 hasta un techo de $ 105 por extracción. La mediana (es decir, el valor que dejaba por debajo a una mitad de las entidades y por arriba a la otra mitad) había quedado en $ 61. Para retiros de cajeros de otra red y otra entidad, el máximo se estiraba a $ 121 y la mediana era de $ 71. Esa es la base sobre la cual se aplicarán los aumentos a partir de enero.

 

En cuanto a servicios no gratuito, para las tarjetas de crédito el aumento podrá aplicarse al “servicio de emisión, renovación, administración o mantenimiento de cuenta; reposición o reimpresión de tarjeta por robo o extravío y tarjetas adicionales”. Lo mismo vale para el servicio de Cajas de Seguridad, pero antes antes de aumentar el costo de sus servicios, un banco debe informárselo a su cliente con 60 días de antelación. Los usuarios de estos servicios seguramente recibirán comunicación de estos aumentos en los próximos días a través de cartas, e-mails o textos en los resúmenes de cuenta. Además, los bancos están obligados a publicar los costos de sus servicios en sus páginas web. (Fuente: Infobae)