En medio de un consumo interno cada vez más dañado por el menor poder adquisitivo de la población, el relevamiento mensual que realiza el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) señaló que en noviembre pasado el precio promedio de la carne vacuna registró un aumento mensual del 7,4% y del 53,6% interanual.

En ese sentido, según el IPCVA “la carne de novillo, que representa el 12% de la muestra de carnicerías, tuvo un precio promedio que exhibió subas significativas, con una variación del (+5,7%), y la carne proveniente de haciendas livianas de consumo (novillitos, vaquillonas y terneras), que representa un 88% de la canasta, exhibió precios que mostraron alzas significativas, con una variación del (+7,6%), con respecto al mes anterior”.

Por otro lado, el precio del pollo fresco alcanzó una suba mensual del 3,3% y de un 30,5% en comparación a noviembre del año pasado. Además, el pechito de cerdo presentó una suba en relación a octubre del 3,5% y de un 61% interanual.

El relevamiento fue realizado durante la primera, segunda y tercera semana del mes de noviembre de 2020. La muestra bajo análisis está restringida a 60 carnicerías de Capital y GBA, que fueron relevadas telefónicamente. El seguimiento de los precios en supermercados se hizo provisoriamente siguiendo el canal de venta on-line.

En relación al comportamiento del precio de la carne vacuna en las carnicerías relevadas, el mismo tuvo un aumento del 7,6% mensual y del 50,5% interanual, mientras que en el canal de ventas online de los supermercados, el precio presentó una suba mensual del 7% y del 65,3% en relación a noviembre del año pasado.

A su vez, el informe detalló que los valores de la carne vacuna crecieron el último mes un 9,6% en relación a octubre pasado, en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto. En los de nivel socioeconómico medio, los precios aumentaron un 7,2% y en los de nivel socioeconómico subieron un 7,6%.

Según los datos aportados por el IPCVA, “hay cortes vacunos como el peceto que tienen un precio que resulta en más de $69 por kilo más alto en los supermercados que en las carnicerías, mientras que la colita de cuadril tiene un precio aproximadamente $107 superior en los supermercados comparado con el precio observado en las carnicerías”, comentaron los especialistas.

Además, señalaron: “En el caso del lomo, la diferencia se acerca a un nivel de $56, pero en este caso exhibiendo un precio superior en las carnicerías con relación a los supermercados. En los casos de los cortes de mayor consumo, como los cortes de la rueda utilizados en la preparación de milanesas, la diferencia de precios supera los $35, en el caso de la nalga, siendo los precios más económicos en los supermercados; en carne picada los supermercados venden el producto a un precio $4 más económico, mientras que, para el asado, los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $25 por kilogramo al de las carnicerías”.

En lo que respecta a los otros cortes de carnes, se registró un comportamiento muy similar al de los cortes vacunos, donde “el pechito de cerdo resulta $2,50 más económico en las grandes superficies, y el precio del pollo fresco entero resulta inferior en $20 por kilogramo en los supermercados”, detalló el informe del IPCVA. (Fuente: Infobae)