Los dólares alternativos comenzaron la rueda con alzas superiores a 1% pero, al igual que las ruedas anteriores cuando la suba parecía sostenerse apareció la oferta de bonos de la deuda para derribar las cotizaciones. Se sumó algo de venta por parte del Banco Central, pero en cantidades mínimas, difíciles de detectar.

La paradoja es que al cierre ambos dólares quedaron más baratos que el dólar solidario, que en los bancos se vende a los que tienen el cupo de USD 200 mensuales a $ 143,96. El dólar Bolsa o MEP con negocios por $ 24,9 millones, un volumen que está debajo de lo habitual, bajó $ 2,56 (-1,8%) a $ 139,49. El contado con liquidación tuvo un movimiento también escaso. Las operaciones sumaron $ 64,4 millones y bajó $ 2,08 (-1,4%) a $ 142,82. El “blue” o dólar libre, con un movimiento nulo, perdió $ 1 y perforó el piso de $ 150 al cerrar en $ 149. Es el único dólar que supera al solidario.

Uno de los movimientos que favoreció la baja, fue la aceleración de la devaluación. Para compensar los dos feriados, el Banco Central devaluó 39 centavos la divisa que cerró a $ 82,06. De esta manera en 9 días de diciembre el peso se devaluó 0,91%. A este ritmo la divisa puede llegar a fin de año a $ 84,60, que es 4% más elevado que el precio de principios de mes. La ventaja de esta devaluación fue lo que le permitió al Banco Central comprar USD 55 millones porque la oferta de los exportadores superó la demanda de los importadores. Esto permitió que las reservas aumenten USD 49 millones a USD 38.710 millones, pero le falta computar la fuerte caída del oro que cerró casi 2% abajo en USD 1.836,20 por onza. La desventaja es que la nueva estrategia va a alimentar la inflación.

El dólar futuro se vio impactado por la devaluación y fin de diciembre cerró a $ 83,99 después de haber tocado un máximo de $ 84,05. En los meses más álgidos, cuando hay más contratos negociados, esto es enero y febrero, el dólar perdió 0,30% de su valor con lo que los exportadores que son los grandes vendedores en esta plaza, están haciendo una gran diferencia que les permite liquidar los remanentes de la cosecha en cuentagotas porque la ganancia que acumulan le cubre los gastos en pesos del mes.

Los arbitrajes entre bonos y dólares combinados con el mercado futuro están creciendo y dejan a los expertos buenas ganancias. Los bonos argentinos recuperaron algo de las caídas en el exterior del lunes y martes. Esto permitió que el riesgo país bajara 1,2% a 1.434 puntos básicos. Los títulos en pesos tuvieron una mala rueda. Los bonos en dólares con ley local tuvieron bajas generalizadas a excepción del AL30D que subió 1,47%.

Las acciones padecieron el contagio de lo que sucedió en las Bolsas del mundo, incluidas las de los países emergentes, y el menor monto de negocios en las operaciones de dólar contado con liquidación. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 5,07%. Cabe aclarar que el monto de negocios siguió en niveles regulares por debajo de los $ 1.000 millones. Las pérdidas más fuertes fueron las de Pampa Energía (-7.46%), Telecom Argentina (-5,58%) y Aluar (-6,23%).

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las bolsas de Nueva York- también tuvieron un día negativo. Central Puerto (-7,02%), Mercado Libre (-4,91%) y Transportadora Gas del Sur (-3,53%) fueron las más afectadas. Los escasos ganadores fueron Grupo Financiero Galicia (+0,80%), IRSA (+0,41%), Banco Macro (+0,19%) y Despegar (+0,17%).

La rueda de hoy puede tener más fuerza porque se va a recuperar el volumen habitual de negocios. El primer día hábil de la semana, y más cuando se regresa de un fin de semana largo, es el de menor movimiento. (Fuente: Infobae)