Por Juan A Bracco – El Gobierno provincial comenzó en junio las primeras acciones para preparar el proyecto de ingresos y gastos para el próximo año, según la información oficial a la que tuvo acceso Valor Local • El presupuesto debe ingresar a mediados de octubre a la Legislatura provincial.

La Administración Pública provincial comenzó el lunes 8 de junio una carrera de cuatro meses para realizar cálculos, proyecciones y atender intereses de distinta índole que culminará el jueves 15 de octubre con la presentación del presupuesto provincial 2021 en la Legislatura.

La primera medida fue solicitar a las unidades ejecutoras de cada área del Estado, incluyendo al Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, información sobre políticas, recursos, estructuras programáticas, objetivos y metas.

Los efectos de la pandemia de Covid – 19 y la cuarentena dictada por el Gobierno nacional en consecuencia, obligaron a retrasar los plazos para la presentación de las aperturas programáticas y de las formulaciones de políticas jurisdiccionales, debido a la ausencia de personal en Casa de Gobierno y las restricciones que tuvo el Estado para su normal funcionamiento.

En el primero de los casos se utiliza el Formulario F. 3 destinado a establecer la estructura programática de cada jurisdicción o entidad, así como las unidades ejecutoras de los programas, proyectos, actividades u obras que la conforman, y su correspondiente finalidad y función.

En el segundo, se usa el Formulario F. 7 que permite establecer la estructura programática de la Jurisdicción o Entidad, así como las unidades ejecutoras de los programas, proyectos, actividades u obras que la conforman, y su correspondiente finalidad y función, para el año que se presupuesta.

Estas acciones se completaron el 10 de julio y el 7 de agosto, respectivamente.

Entre el 3 y el 7 de agosto, la Oficina de Presupuesto de la Provincia realizó la estimación de los recursos provinciales y preparó los “techos presupuestarios” para el período 2021-2023, es decir los topes de gasto de cada repartición que tendrán que ser afinados y definidos por el Ministerio de Economía. Mientras, la Dirección General de Ajustes y Liquidaciones se encargó de confeccionar la planta ocupada de cargos y el detalle del gasto en personal del año 2020.

Entre el 18 de agosto y el 18 de septiembre, la Oficina de Crédito Público de la Contaduría General tendrá que realizar la programación del servicio de la deuda pública para el próximo trienio. Esta tarea estará atravesada por las discusiones que el Ministerio de Economía realice con los acreedores externos que tienen títulos de la deuda en dólares emitida en 2017, y que está en proceso de refinanciación en consonancia con lo concretado por la Nación.

En ese mismo lapso de tiempo, las distintas reparticiones del Estado deberán formular los anteproyectos que pretendan llevar a cabo durante el año próximo, para lo cual deberán informar los recursos propios y con afectación específica que cada una posee; la planta de personal permanente y de contratos de obra; los recursos presupuestarios según finalidad, función y programa con especificación de partidas; los proyectos de inversión, obra y actividades programados; un cuadro de metas y producción bruta y la descripción de actividades y el volumen de trabajo.

Luego de una serie de pasos de ajuste interno, entre el 21 de septiembre y el 2 de octubre se terminará de cerrar tanto el proyecto de ley de presupuesto 2021 con su articulado y el mensaje que lo acompaña, donde el gobernador Gustavo Bordet expondrá las razones y argumentos que llevaron a su administración a plantear ese esquema económico para el año próximo.

El punto culmine será el 15 de octubre, cuando la iniciativa sea ingresada a la Legislatura.

Sin embargo, cabe destacar que el presupuesto provincial está atado con lo que ocurra a nivel nacional. Tres variables de lo que el ministro de Economía Martín Guzmán incorpore en el presupuesto nacional serán claves para la proyección económica entrerriana: el nivel de inflación; el valor del dólar y las estimaciones de crecimiento económico. Podría agregarse un cuarto factor: la renegociación de la deuda provincial. Entre Ríos tiene un vencimiento pendiente de 22 millones de dólares de este año y vencimientos por u$s 43 para el próximo.