La Asociación de Empresarios de la Vivienda de Santa Fe expresó su preocupación por el desabastecimiento y aumento de precios.

La Asociación de Empresarios de la Vivienda y Desarrollos Inmobiliarios de Santa Fe (AEV Santa Fe) denunció la falta de abastecimiento de materiales e insumos para la construcción, y advirtió que esa situación afecta el normal funcionamiento de las obras, paraliza proyectos y eleva los costos, impactando también sobre la mano de obra.

 

La AEV explicó que la industria de la construcción de vivienda privada trabaja con más de 60 subindustrias, dentro de un proceso constructivo en etapas. Cuando faltan algunos insumos claves como el hierro, cemento, arena y hormigón, se paran parcial o totalmente distintos rubros de obras.

“Esta problemática no sólo afecta a las constructoras, sino a la cadena de distribución y comercialización en los últimos eslabones, como son corralones y comercios”, señaló la entidad.

 

Explicó que ante la falta de insumos, el aumento de precios y el desabastecimiento de productos, los corralones y comercios se quedaron sin stock, y “tuvieron que cortar los acopios de materiales”.

 

“El stock de materiales es una dinámica necesaria para las empresas desarrolladoras, porque le da previsibilidad de tiempos a los proyectos, además de fijar precios”, explicaron desde la asociación.

 

Porcelanatos, cerámicos, griferías, artefactos de baño, aberturas, revestimientos, pisos de madera, ingeniería o melamina, son insumos que hacen al diseño general de proyecto. Desde la Asociación de Empresarios de la Vivienda advirtieron que si falta alguno de estos productos elegidos, “hay que hacer un replanteo, encareciendo siempre el proyecto final”.

 

Esto es lo que está sucediendo, ya que “no se consiguen volúmenes en cantidad necesaria de muchos productos, necesarios para la construcción de edificios de propiedad horizontal”.

 

La AEV Santa Fe describió que las constructoras nucleadas en la entidad construyeron en conjunto más de 6.000 unidades de vivienda durante el 2019. Entre obreros, profesionales, administrativos y subcontratados, el sector involucra a 8.146 trabajadores. “Esta falta de insumos hace imprevisible la decisión en la continuidad de nuestros proyectos, creemos que no sólo el sector debe comprometerse en la resolución de esta problemática, sino también los Estados, ya que la construcción de vivienda privada es una actividad multiplicadora de actividades”, señaló. (Fuente: La Capital)