• El sector cerró el año con una foto dispar: ciertos sectores y las empresas de mayor escala ya están en niveles superiores a 2019.
  • Otro 30 por ciento cae o se contrae.
  • Siete de cada 10 industrias anticipan problemas para abastecerse de insumos.

La mitad de las industrias de la provincia piensa que en los próximos tres meses seguirá habiendo dificultades para abastecerse de insumos, mientras que más de un tercio advierte que el escenario será todavía más complejo.  Esta última percepción es particularmente alta entre los industriales de Río Cuarto.

El dato lo aporta el último informe del Relevamiento Industrial – Impacto Covid 19 de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), realizado durante los primeros días de diciembre del año pasado, sobre un universo de 273 empresas.

Para los primeros tres meses del año, las industrias del software y la alimentación son las más optimistas frente al comportamiento del mercado interno en los próximos tres meses. En tanto que metalúrgicos y fabricantes de maquinaria son los que tienden a pensar que habrá una contracción.

Las grandes industrias se reparten en partes iguales entre quienes vislumbran una demanda creciente, estable o contraída. En tanto que las micro tienden a plantearse un escenario más negativo.

En relación al comercio exterior, las mayores expectativas se inclinan por un trimestre sin variaciones significativas. Algunos industriales del software piensan que podría haber un incremento en la demanda externa.

Un cuarto de las industrias creen que su stock de productos terminados irá en disminución, porcentajes significativamente más altos entre los fabricantes de maquinaria agrícola y maquinaria y equipos NCP.

La foto de la industria, por sector  

En tanto, el panorama de actividad en la industria cordobesa muestra a una cuota mayoritaria (31 por ciento) creciendo en su nivel de actividad, y ya en niveles superiores a los de 2019.

En este sector están las fabricantes de maquinaria agrícola, automotrices y sus partes y maquinarias y equipos NCP. La mayoría son medianas y grandes, que están pudiendo pagar de manera normal y compleja a trabajadores, proveedores y demás obligaciones.

A corto plazo, manejan escenarios optimistas: crecimiento de la demanda local, aumento de las exportaciones y menores dificultades de aprovisionamiento.

En el grupo que le sigue en volumen (24 por ciento) revisten las industrias con caída sostenida de su actividad, interanual y en términos mensuales. Este sector incluye a la metalúrgica y la de edición e impresión.

Suelen tener menos de 15 empleados: tres de cada cuatro pagan la totalidad de los salarios, pero sólo la mitad el SAC y un 40 por ciento las vacaciones.  Son los menos optimistas con la evolución del mercado en los próximos tres meses.

En tanto, otro 22 por ciento de las industrias tienen actividad “estable”: en niveles similares al año anterior y sin grandes cambios mes a mes.

Son principalmente las industrias del software y parte de las alimenticias. Regularizaron sus pagos salariales y hacen los propios con proveedores y vislumbran los próximos meses como estables o con caídas en la demanda interna y externa.

Un cuarto grupo numeroso (18 por ciento) frenó su caída: su nivel de actividad en noviembre 2020 es menor al de noviembre 2019, pero mayor al de octubre 2020.

Aquí estar parte de las automotrices. Un cuarto todavía tienen problemas en la cadena de pagos aunque mejora el pago de salarios, aunque todavía un 20 por ciento no logran completarlos; tampoco el SAC y las vacaciones.

A futuro, prevén una disminución de demanda.

Por último, un cinco por ciento está en contracción: tienen un nivel de actividad mayor que en noviembre 2019 pero inferior al de octubre 2020.

Se trata de industrias fabricantes de productos de caucho y plástico, localizadas en el departamento Río Segundo. (Fuente: La Voz).