Por Juan A. Bracco

12 de Enero (Valor Local) – Pese a los vaivenes que provocó la pandemia de Covid – 19 en las finanzas provinciales, la recaudación de impuestos que realizó la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) durante 2020 estuvo levemente por encima de las previsiones presupuestarias, según los datos del Ministerio de Economía a los que tuvo acceso Valor Local. La proyección era de 33 mil millones de pesos y finalmente ingresaron 35 mil millones. Cambian las proyecciones para 2021.

La recaudación de impuestos provinciales durante el año pasado cerró en $35.237.490.130, lo que representó una mejora del 30,7% con respecto a los 26,9 mil millones de 2019. Además, esa cifra implicó una mejora superior al 6% con respecto a los $ 33.053.722.000 que el Gobierno previó recolectar en la ley de presupuesto.

La principal fuente de ingresos propios de Entre Ríos siguió siendo el impuesto sobre los ingresos brutos (IIBB), un tributo que recae principalmente sobre el comercio y los servicios ya que la actividad industrial y el campo están exentos casi en su totalidad. Este gravamen implicó el 64% del total de lo recaudado, aportando $ 22.450.961.080.

En un segundo escalón se ubicó el impuesto inmobiliario, que explicó el 16% de la recaudación propia de Entre Ríos. La suma global llegó a $ 5.697.018.820, divido entre el impuesto urbano y suburbano ($ 2.951.284.093) y el rural (2.745.734.727). Esto implicó que las propiedades en las ciudades y pueblos, en su mayoría viviendas familiares o personales, aportaron al Fisco provincial más que los campos que producen ganancias en dólares a quienes tienen su propiedad y su explotación.

El impuesto inmobiliario rural es el único tributo que el Estado no fija directamente, sino que negocia con las entidades del campo. En mayo del año pasado, en medio de la cuarentena y luego de que se hayan producido roces entre las autoridades provinciales y la dirigencia rural, se conocieron los nuevos valores por hectárea que se habían establecido para las 37 zonas agroecológicas económicas. El presidente de la Federación Agraria, Elvio Guía, estimó en ese entonces que el aumento promedio que se había terminado fijando estaba en el orden del 45%. Sin embargo, la recaudación del inmobiliario rural apenas creció apenas un 7,8% con respecto al año 2019.

En un tercer escalón estuvo el impuesto a los automotores con $ 3.401.603.468 (10% del total) y luego el impuesto a los sellos ($ 2.306.141.802, el 7%).

·Perspectivas

El valor de la recaudación del año pasado es la referencia para estimar los ingresos propios de la Provincia durante 2021. En ese sentido, cabe recordar que en el mensaje que envió el gobernador Gustavo Bordet a la Legislatura al pedir la aprobación del presupuesto para el año en curso, se especificó: “Los recursos tributarios provinciales, que aún en la situación adversa descripta precedentemente, han mantenido su recaudación en niveles levemente superiores a los presupuestados, mostrando un incremento del 3% por sobre lo previsto, lo que representará un total de $1.000 millones”.

Este texto fue preparado hacia fines de septiembre, dado que el proyecto debía ingresar antes del 15 de octubre a las Cámaras. Por eso la estimación del excedente por encima de lo previsto en 2020 quedó corta.

Algo similar ocurrió en la previsión de recaudación propia para el 2021. Para este año “se han estimado (los recursos tributarios provinciales) en $ 44.387.435.000, lo que representa un incremento aproximado del 30% con respecto a la ejecución proyectada del ejercicio 2020”, especificó el mensaje del Ejecutivo. Pero al ser el piso más alto, el tope de este año estará con seguridad por encima de los 44 mil millones de pesos.

Hay otro elemento más. El incremento de apenas un 30% para el año próximo contrasta con la suba del 43% que se espera en coparticipación federal. La explicación la dio el mismo texto del mensaje: “Por el lado de los recursos tributarios provinciales, la variación que muestra es de aproximadamente un 30%, menor que la variación de los nacionales por efecto de la aplicación de las reformas tributarias incluidas en el Consenso Fiscal, fundamentalmente por disminución de alícuotas en Ingresos Brutos y eliminación progresiva de las contribuciones correspondientes a la Ley 4035”.

Sin embargo, la pauta de reducción de alícuotas prevista en el pacto fiscal que Bordet firmó con el expresidente Mauricio Macri en 2017 fue suspendida tras un nuevo acuerdo Nación – Provincias en diciembre pasado, por lo que la merma prevista en estos dos tributos no se registrará y el Tesoro provincial obtendrá un ingreso extra no presupuestado considerable. (Valor Local)