Por Juan A. Bracco

12 de Febrero (Valor Local) – Un grupo de bonistas informó este mediodía que alcanzó un “principio de acuerdo” con la provincia de Entre Ríos para reestructurar la deuda por 500 millones de dólares emitida en 2017. El entendimiento contempla doce pagos de amortización de capital y un interés que comenzará en el 5% y llegará al 8,25%, según indicaron los acreedores a través de una comunicación enviada a Valor Local. Este nuevo esquema haría caer la demanda en Nueva York.

Los tenedores de bonos, que afirman poseer el 58% del total del capital (suficiente para bloquear la cláusula de acción colectiva que exige un 75% de adhesión a las nuevas condiciones), afirmó que espera que la Provincia haga público en breve los nuevos términos del entendimiento en una solicitud de entendimiento que acompañaría.

La deuda había sido tomada por la administración de Gustavo Bordet en 2017 con una tasa de interés del 8,75% y con tres vencimientos de capital entre 2023 y 2025 equivalentes a un tercio del capital cada uno.

El nuevo esquema, según la información de los bonistas, estira los pagos de capital y relaja un poco la tasa de interés a pagar.

En concreto contempla doce pagos para cancelar los 500 millones de dólares en cuotas semestrales bajo el siguiente esquema:

8 de febrero de 2023 5% del capital
8 de agosto de 2023 5%
8 de febrero de 2024 9%
8 de agosto de 2024 9%
8 de febrero de 2025 9%
8 de agosto de 2025 9%
8 de febrero de 2026 9%
8 de agosto de 2026 9%
8 de febrero de 2027 9%
8 de agosto de 2027 9%
8 de febrero de 2028 9%
8 de agosto de 2028 9%

Además, se establecerá un nuevo esquema de tasas de interés:

• 5,00% anual desde el 8 de febrero de 2021 hasta el 8 de agosto de 2022, con el primer cupón pagadero el 8 de agosto de 2021;
• 5,75% anual desde el 8 de agosto de 2022 hasta el 8 de febrero de 2023;
• 8,1% anual desde el 8 de febrero de 2023 hasta el 8 de agosto de 2023; y
• 8,25% anual desde el 8 de agosto de 2023 hasta el vencimiento final.

Con respecto a los pagos que tendrían que haberse hecho en agosto del año pasado y el 8 de febrero pasado, el entendimiento contempla que la Provincia deberá pagar el 60% en efectivo a los que acepten el acuerdo y el 40% restante se capitalizará en los nuevos títulos que se emitirán para reemplazar a los de 2017. Los que no lo acepten, recibirán el total en forma de PIK (paid in kind, bono que permite a los prestatarios pagar intereses con deuda adicional, en lugar de efectivo).

Entre Ríos se hará cargo también de cancelar todas las tarifas y costos “razonables” en que hayan incurrido los bonistas mientras duró el conflicto. (Valor Local)