Las perspectivas de corto plazo no ayudan demasiado a cambiar el panorama de lluvias deficitarias. Sin embargo, desde la Bolsa de Cereales de Entre Ríos pronosticaron que la situación podría cambiar en el inicio del otoño.

Entre miércoles y jueves de la semana pasada, se observaron precipitaciones muy dispares, con un diluvio que afectó a la ciudad de Paraná. Este comportamiento de las lluvias no es casual. “La interacción de la zona frontal con las fuertes restricciones que impone la zona de alta presión que afecta el continente provoca un contexto muy poco eficiente para el normal despliegue de las precipitaciones y es por eso que aparecen “bolsones” de lluvias donde las mismas son bastante más generosas que en el entorno, o se dan fuertes cortes en la oferta de agua”, explicaron desde la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

El departamento Colón fue el más beneficiado en este sentido, también algunas zonas de Gualeguaychú y en menor medida Paraná.

Los especialistas en el tema advierten que “las perspectivas de corto plazo, no ayudan demasiado a cambiar el panorama de lluvias deficitarias que persiste a gran escala.

No obstante, avizoran que “pueden llegar lluvias más generosas en la última parte de marzo””. Sin embargo, “lo más probable es que la mayor parte del territorio provincial no alcance registros normales de precipitación” durante marzo.

Al trazar un panorama sobre el estado de los campos en Entre Ríos, la Bolsa de Cereales señaló que el único punto con reservas de humedad adecuadas se ubica sobre el centro del departamento Colón, donde se observaron lluvias de entre 50 y 70 milímetros.

En ese marco, actualmente “la abundancia de aire húmedo en superficie, sin ondas en la atmosfera media, sólo genera nieblas tránsito de nubes bajas y eventuales lluvias menores”.

Finalmente, pronostica que “tanto la última de marzo, como abril, estarían en condiciones de acercarse a lo sucedido en enero”, cuando las lluvias fueron abundantes en nuestra provincia. (Fuente: El Once)