El dólar libre finalizó operado este jueves con baja de 1,50 peso, a $203,50 para la venta, en la reducida plaza informal. En 2022 el precio de la divisa sigue unos 4,50 pesos o un 2,2% debajo de los valores de cierre de 2021.

En tanto, el dólar mayorista cerró negociado a $117,25, con ganancia de 17 centavos. La brecha cambiaria respecto del dólar “blue” se ubica en el 73,6 por ciento. En 2022 el dólar interbancario se aprecia un 14,2%, aún muy por debajo de la inflación, que ya supera el 20 por ciento.

“La autoridad monetaria va consolidando el cambio de rumbo hacia una mayor aceleración del ritmo de devaluación. El crawling peg alcanzó una Tasa Nominal Anual diaria por encima del 50% por segunda rueda consecutiva y se ubicó en 54,1%. Se trata del mayor nivel desde el 13 de abril. Así, el ritmo de depreciación de la moneda -promedio de cinco días- continuó su ascenso sobrepasando el 48%”, precisaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.

El economista Gustavo Ber Indico que “ante la creciente atención que despierta la dinámica de la acumulación de reservas, los operadores acentúan su atención sobre las intervenciones diarias y así es que cualquier descenso en el ritmo de compras preocupa especialmente ya que todavía se transita el segundo trimestre de mayor estacionalidad en la oferta de divisas”.

“A pesar de ello, los dólares financieros extienden la etapa de lateralización reciente, dejando posiblemente atrás los $200 como ‘piso’ y aspirando en el mejor de los escenarios a un gradual deslizamiento alcista -aún por debajo del elevado ritmo de inflación- ante la nominalidad”, añadió el titular del Estudio Ber.

En lo que va del mes de mayo, el Banco Central conserva un saldo de compras netas en la plaza mayorista por unos 535 millones de dólares. Y en lo transcurrido del 2022, el BCRA sostiene un saldo neto positivo por unos USD 647 millones por su participación cambiaria.

Las reservas internacionales crecieron el miércoles en unos USD 5 millones y se ubicaron en los 41.624 millones de dólares.

Respecto del tipo de cambio, creemos que este trimestre podría evidenciar algo más de calma, ya que hay una mayor liquidación de divisas proveniente del sector exportador. Esto, sumado a que no hay una fuerza disruptiva nueva, podría asegurarnos algo de paz”, aportó Santiago Abdala, director de Portfolio Personal Inversiones.

“No obstante, si surgieran ruidos políticos, claramente la percepción de riesgo de los inversores se acentuará. Es decir, en la medida que las variables se vengan moviendo como hasta ahora y no haya noticias nuevos ruidos internos o externos en el corto plazo, el tipo de cambio debería permanecer estable, más allá de que las variables actuales o la coyuntura en general, de por sí, no son buenas”, afirmó Abdala.

Los mercados bursátil y cambiario de la Argentina estarán inactivos los próximos dos miércoles, ya que el 18 se concretará un censo nacional de población y el 25 se celebrará un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo de 1810.

(Fuente: Infobae)