Así lo comunicaron representantes de prensa del presidente de la Cámara de Diputados. Los técnicos del Fondo llegaron el martes en la que es la segunda misión de trabajo en dirección a un nuevo acuerdo con la Argentina.

 

Representantes de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunirán con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, a las 11 de la mañana del próximo viernes 13 de noviembre. La misión dirigida por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental Julie Kozack y el jefe de la misión del FMI Luis Cubeddu llegó esta semana para iniciar conversaciones formales sobre un nuevo programa para refinanciar el préstamo de USD 44.000 millones de dólares que otorgó el organismo entre 2018 y 2019.

 

Según los representantes de prensa, la reunión entre Massa y los técnicos del Fondo tiene una agenda abierta. El Gobierno envió el miércoles un proyecto de ley al Congreso que requeriría la aprobación de los legisladores para futuras emisiones de deuda en moneda extranjera y regida por leyes en el exterior. De este modo, las emisiones en moneda extranjera y cualquier acuerdo futuro con el FMI entran dentro de las operaciones que requerirán aprobación parlamentaria.

 

La delegación del FMI, que tiene carácter de negociación, permanecerá en el país hasta la víspera del Día de Acción de Gracias, que se festeja en Estados Unidos el 26 de este mes.

 

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo esta semana que persigue un nuevo acuerdo con el FMI del tipo de facilidades extendidas (extended fund facility) para postergar el pago del capital de la deuda que vence entre 2021 y 2023 por unos cinco años.

 

En ese contexto, el Gobierno también dijo que enviará un proyecto de ley que busca cambiar la fórmula de movilidad con la que se ajustan los pagos de jubilaciones y seguridad social. Al respecto, la nueva fórmula, que reemplazará la votada en el gobierno de Mauricio Macri, propone que los haberes se ajusten en un 50% por salarios y el otro 50% por la recaudación, sin tener en cuenta la inflación, según el pedido de Guzmán.

 

En otras señales que brindó el Gobierno en las últimas semanas, se anunció que en 2021 se descongelarán las tarifas de los servicios públicos (electricidad y gas) y la medicina prepaga; además, que empezará a desarmarse gradualmente el programa de Precios Máximos que fue prorrogado hasta el 31 de enero próximo.

 

A la vez, anunció que los principales programas que se aplicaron durante este año para suavizar el efecto de la pandemia, el IFE y el ATP, no continuarán como tales, aunque en el caso del segundo la titular de la Anses, Fernanda Raverta, sostuvo que habrá ayuda para los sectores más desprotegidos de la sociedad.

 

Por otro lado, Economía anunció que no le pedirá al Banco Central más adelantos transitorios durante este año, aunque se mantiene abierto el canal por las utilidades de la entidad que preside Miguel Pesce al Tesoro, que en el mercado estiman en unos 400.000 millones de pesos.

 

El ministro pretende mostrarle al FMI, con quien ya se reunió ayer, que el déficit fiscal será menor que el 4,5% del PBI pautado en el presupuesto 2021 que mañana terminará de aprobar el Senado de la Nación. En este sentido, la cifra podría rondar entre el 3 y el 4 por ciento, que se podría alcanzar sin contar el IFE y el ATP y la nueva fórmula de las jubilaciones.

 

El FMI se reunirá con otros funcionarios del Poder Ejecutivo en los próximos días y con empresarios y sectores de la oposición. Tanto el organismo como Guzmán quieren que cualquier reforma que sea parte del nuevo programa que se firme con el Fondo tenga un amplio aval político. (Fuente: Infobae)