De acuerdo con los datos oficiales del Ministerio de Trabajo de la Nación, con la flexibilización de las restricciones impuestas para evitar la propagación del Covid-19, se observó una leve mejora en la situación del empleo registrado en todo el país.

Con cifras al mes de octubre, basadas en los aportes al Sistema Integrado Previsonal Argentino (SIPA), la cantidad de personas con trabajo registrado en el total país alcanzó a 11.901.000: se contabilizan 9,499 millones de personas asalariadas (incluyendo al sector privado, sector público y el trabajo en casas particulares) y 2,403 millones de trabajadores independientes (monotributistas y autónomos).

Así, luego de tres meses de fuerte contracción del trabajo registrado debido a la pandemia –marzo, abril y mayo–, se acumularon cuatro meses consecutivos con variaciones positivas y se mantuvo estable en el último mes. Sin embargo, con respecto al mismo mes del año anterior, se observa una caída del 2% (243.900 trabajadores menos).

En el caso de Entre Ríos, tras la salida de la estricta cuarentena mejoró el mercado laboral en la provincia. El informe revela que el empleo asalariado registrado del sector privado alcanzó a 132.200 personas, conforme los registros administrativos del SIPA, impulsado por el repunte de la construcción y de la industria.

Del mismo modo que sucedió en el país, durante octubre se consolidó la tendencia de crecimiento evidenciada en los tres meses anteriores, con la reapertura de las actividades económicas tras las flexibilizaciones de las más estrictas medidas de la cuarentena.

En base a esas cifras oficiales, en esos últimos 90 días se recuperaron unos 4.700 puestos de trabajo formales: en septiembre, el SIPA había arrojado un total de 129.900 entrerrianos con empleos registrados; en agosto habían sido 128.000 y un mes antes, en julio –cuando comenzó la recuperación– habían sido 127.500 trabajadores.

Incluso con esta mejora, el nivel de empleo privado sigue debajo de los 137.300 empleados privados registrados un año atrás, lo que representa una caída del 3,8% en la comparación interanual.

Tanto en la provincia como en el país, la situación laboral sigue sumida en pisos históricos, como consecuencia de la falta de crecimiento desde 2015, agravado por la crisis económica iniciada en 2018 por efecto de los procesos devaluatorios del peso y el endeudamiento externo, y con la pandemia del coronavirus como golpe de gracia. (Fuente: Uno de Entre Ríos)