El Ministerio de Desarrollo Productivo publicará en el Boletín Oficial la Resolución 4/2021, que contiene una serie de normas complementarias para la implementación de la Ley de Economía del Conocimiento, con el detalle de las actividades que serán promovidas y la forma en que serán consideradas las inversiones en capacitación e investigación y desarrollo. La norma establecerá, además, que la Subsecretaría de Economía del Conocimiento será quien implementará las acciones y dictará las normas complementarias para la aplicación de la Ley.

Para las empresas que provienen del Régimen de promoción del software se estipula que percibirán de manera retroactiva al 1 de enero de 2020 los beneficios de reducción de contribuciones patronales y del impuesto a las ganancias; mientras que los beneficios referidos a los derechos de exportación van a regir a partir del 22 de diciembre de 2020, fecha en que se publicó el decreto reglamentario del Poder Ejecutivo.

Se estableció que las zonas desfavorables, que tendrán un beneficio adicional de 10% sobre las contribuciones patronales, son: las provincias de San Juan; Tucumán; Catamarca; La Rioja; Entre Ríos; Jujuy; Corrientes; Salta; Misiones; Chaco; Santiago del Estero; y Formosa.

“Esta Ley ofrece un esquema de beneficios, que premia la creación de trabajo nacional, fomenta la exportación y potencia el crecimiento de un sector muy importante para el presente y el futuro de Argentina. Creemos que en una década estas empresas van a generar el doble de empleo que ahora, hasta llegar a 500.000 trabajadores, y van a exportar cerca de US$ 10.000 millones por año”, destacó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

La resolución define que las actividades y rubros comprendidos por el régimen de promoción serán: los de software y servicios informáticos y digitales; la producción y postproducción audiovisual; biotecnología, bioeconomía, biología, bioquímica, microbiología, bioinformática, biología molecular, neurotecnología e ingeniería genética, geoingeniería y sus ensayos y análisis.

También los servicios geológicos y de prospección y servicios relacionados con la electrónica y comunicaciones; los servicios profesionales de exportación; las actividades de nanotecnología y nanociencia; la industria satelital y aeroespacial, tecnologías espaciales; la ingeniería para la industria nuclear; la fabricación, puesta a punto, mantenimiento e introducción de bienes y servicios; y los servicios de Investigación y Desarrollo. (Fuente: Télam)