A comienzos de 2003, nacía en el interior de Córdoba la empresa Econovo, que en ese entonces se dedicaba a la producción de equipos para higiene urbana. Con un recolector de basura con alta tecnología, de a poco se fue posicionando en el mercado local. Hoy la empresa ya abarca también otros sectores, como lo hace con su línea agrovial.
Más de 15 años después y con una pandemia de por medio, Econovo prepara el primer camión eléctrico hecho completamente en Argentina.
PROTOTIPO. En los próximos dos meses, Econovo lanzará el primer camión eléctrico 100% argentino. (Gentileza Econovo)
Se trata de un equipo de recolección de basura y lavacalles con una duración autónoma de ocho horas y que formará parte de su línea sustentable. “En dos meses, vamos a tener el primer camión eléctrico 100 por ciento argentino. Va a ser un producto único, y lo desarrollamos para la recolección de basura, principalmente, pero se puede utilizar para cualquier otro servicio, como transporte de mercadería, por ejemplo”, cuenta Oscar Scorza, fundador de la empresa.
La innovación tecnológica siempre estuvo en la línea de acción de la firma, y esto se vio reflejado en el nivel de producción de 2020 que, según cuenta Scorza, fue superior a los números que dejó 2019. “En marzo parecía que venía un año malo, pero lo pudimos estabilizar y cumplir con las metas que teníamos”, dice.
Nuevos horizontes
2020 fue un muy buen año para Econovo, ya que también aumentó sus exportaciones en relación con 2019. La cordobesa envía maquinaria a Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, y con su nuevo camión fumigador planea conquistar nuevos mercados en México, donde ya tiene bases, y en Centroamérica. “Son países pequeños, pero de gran consumo, ya que no tenemos gran competencia allí”, afirma Scorza. “Además, seguimos incorporado marketing y logística para continuar creciendo en México, para poder complementar nuestros equipos ahí”, continúa.
Pero su mercado no se queda en el continente americano. A mediados de 2019, la compañía firmó un acuerdo de fabricación en India, para elaborar en aquel país su maquinaría y desde ahí abastecer países del norte de África. “Es un proyecto que va caminando lento, porque estamos readecuando nuestros productos para abastecer países a los que sería imposible llegar desde Argentina”, sostiene Scorza. (Fuente: La Voz)