Durante los últimos siete meses del 2020, los bancos, las entidades financieras y las cajas de crédito de la ciudad pagaron, en concepto de Tasa por Inspección Sanitaria, Higiene, Profilaxis y Seguridad, una alícuota del 6%, cuando antes era del 4%.

El incremento se dio en el marco de la emergencia sanitaria, durante la cual el Municipio ha destinado gran parte de sus recursos, tanto económicos como humanos, a la disposición de medidas de protección y control, no solo de las personas, sino también de las actividades económicas que se desarrollan dentro del Ejido Municipal.

La medida extraordinaria estaba estipulada hasta el mes de diciembre, por lo que, ayer el Concejo Deliberante prolongó el pago de dicha alícuota hasta tanto dure la pandemia por el coronavirus.

En este sentido, hay que tener en cuenta que el proyecto original, elevado por el Departamento Ejecutivo, proponía la aplicación del pago extraordinario por el plazo de un año. Pero en la sesión, tras el aporte de Juntos por el Cambio, los concejales del bloque PJ-Creer accedieron a modificar dicho plazo, que, en definitiva, se mantendrá hasta que el Gobierno Nacional determine el fin de la pandemia.

Por su parte, el concejal Hernán Ayala celebró que “Gualeguaychú haya sido la única ciudad de la provincia en avanzar en esta medida redistributiva, que tiene que ver con cobrarles más a los que más han ganado, que son los bancos, y poder acompañar a los sectores productivos, a los sectores del trabajo y al cooperativismo”.

En tanto la concejal Alejandra Leissa (JxC), pidió la rendición de cuentas de lo recuadado durante el 2020 y agregó: “El incremento de este impuesto a la larga se traslada al usuario de los bancos al cargarlo en los costos  de los servicios financieros”. (Fuente: El Argentino)