La Bolsa de Cereales porteña informó que la producción aumentó en 600.000 toneladas, gracias a un excelente rinde de 36,3 quintales por hectárea (promedio nacional), un 160% por encima de 13,7 de la campaña previa. En estos términos, la cosecha de cebada finalizó a nivel nacional con un aumento del 17%, al sumar un total de 4,1 millones de toneladas, gracias a rendimientos por encima de los previstos en determinadas zonas.

“Durante la campaña se observó una marcada recuperación de la producción del cereal de invierno, impulsada por los rindes sobre el centro y sur del área agrícola que amortiguaron las mermas registradas sobre Córdoba, el centro-norte de Santa Fe y el núcleo norte”, destacó la entidad bursátil.

En este sentido, agregó que “la adecuada disponibilidad de humedad y las temperaturas frescas durante primavera favorecieron el llenado de grano junto a la posibilidad de trillar los cuadros de cebada sin problemas de vuelco”.

Cabe remarcar que el rinde promedio en el sudeste de Buenos Aires alcanzó los 56,2 qq/ha, mientras que en Santa Fe no superaron los 20 qq/ha. (Fuente: Télam)