La cosecha de trigo finalizó esta semana con una producción total estimada en 17 millones de toneladas, en una campaña signada por la falta de lluvias en amplias zonas del área agrícola nacional que dio por tierra con expectativas de una trilla récord, informó este jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Así, el ciclo 2020/21 del cereal culminó 1,8 millones de toneladas por debajo de lo cosechado en la campaña 2019/20.

El rendimiento promedio nacional alcanzado se ubicó en 28,2 quintales por hectárea (qq/ha), el segundo más bajo de los últimos 10 años, precisó la entidad bursátil.

“La campaña fina 2020/21 estuvo condicionada por el déficit hídrico desde la siembra hasta la cosecha, fundamentalmente sobre el centro y norte del área agrícola. Esta escasez de humedad no solo imposibilitó una posible expansión del área, sino que además afectó el crecimiento y el desarrollo del cereal”, puntualizó la entidad bursátil.

La falta de agua, que en algunos casos se le sumaron también heladas tardías y altas temperaturas, provocaron que sobre el centro y norte del área agrícola los rendimientos regionales promedio se ubicaran “entre un 20% y un 60% por debajo de los obtenidos el año pasado”. “Esta disminución de rindes, junto a la menor superficie sembrada, provocó caídas interanuales en las producciones regionales de entre 40% y 75%”, remarcó la BCBA.

Por ejemplo, Córdoba pasó de 2.792.141 a 1.084.749 toneladas; la zona centro-norte de Santa Fe cayó de 1.398.877 a 749.413 toneladas; mientras que en el núcleo norte la merma fue de 3.301.395 a 1.621.848 toneladas. (Fuente: Télam)