PREOCUPACIÓN EN LA PRODUCCIÓN AGROPECUARIA POR EL AUMENTO DEL INMOBILIARIO RURAL

En Córdoba el incremento del impuesto podría alcanzar hasta un 56% y en Buenos Aires será del 38%. Diputados bonaerenses expresaron que la suba del impuesto "será menor que la inflación".

Los gobiernos de Córdoba y Buenos Aires anunciaron subas del inmobiliario rural para el año próximo, una decisión que generó el malestar y la preocupación en los productores agropecuarios.

En la provincia mediterránea, el incremento promedio del impuesto es del 42%, pero en algunos casos podría subir hasta un 56%, y en el territorio bonaerense el aumento será del 38%. Ahora, estas propuestas deberán ser debatidas en las legislaturas provinciales.

En los últimos días integrantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) comenzaron a mantener encuentros con legisladores de la provincia de Buenos Aires y el martes próximo se reunirán en la Legislatura provincial con referentes de los distintos bloques políticos, previo a la reunión que ellos mantendrán con el ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza.

En Córdoba, los integrantes de la Mesa de Enlace provincial publicaron un documento donde solicitaron al gobierno y a los legisladores, "propiciar políticas austeras y encontrar soluciones administrativas que contribuyan a mitigar los efectos derivados de un nuevo incremento de la carga impositiva que pesa sobre nuestra sociedad".

Además, expresaron: "El hilo se corta por lo más fino: o se invierte para producir y generar más demanda de mano de obra o se convalidan nuevos incrementos impositivos. Cualquier intento de inversión productiva choca de lleno contra una carga fiscal".

Desde el Consejo Directivo Central de la Federación Agraria Argentina también se pronunciaron sobre las subas de impuestos en las provincias: "No hay margen para que al pequeño productor se lo castigue con una presión impositiva todavía más alta de la actual. Los chacareros y los trabajadores en general nos veríamos afectados si se concretan los aumentos del inmobiliario y los revalúos, de los que se viene hablando. Para enfrentar la recesión, se deberían bajar los gastos de la política y pedir también esfuerzos al sector financiero, gran beneficiado en esta etapa".

PRESUPUESTO BONAERENSE

En la provincia de Buenos Aires el presupuesto para el año próximo que ha presentado la gobernadora, María Eugenia Vidal, prevé gastos por 929 mil millones de pesos, un pedido de endeudamiento por 68.500 millones de pesos y una mayor inversión en áreas como Desarrollo Social, Salud, Educación, Infraestructura y Seguridad.

Autoridades y legisladores que responden al gobierno bonaerense, expresaron que el aumento del inmobiliario rural, "es menor que la inflación proyectada para este año, el mismo será en cuotas y tendrá una incidencia baja, manteniendo exceptuadas a las superficies menores de 50 hectáreas y/o con una facturación de 4,8 millones de pesos, beneficiando a los pequeños productores. Por último, se plantea una reducción de impuestos distorsivos como ingresos brutos de 1,5 a 0,75%".

"El presupuesto es equilibrado y coherente con los objetivos propuestos para estos cuatro años de gestión. Hemos trabajado en consonancia con el Ejecutivo para seguir acompañando a cada productor", aseguró la diputada oficialista Susana Lázzari, quien agregó, "no se puede dejar de destacar que el dinero ahora va a obras que en muchos años no se hicieron. Los aportes de los ciudadanos ahora se devuelven en obras, donde el año pasado fueron 46 mil millones en obras viales y 47 mil en obras hídricas".

Cabe destacar que la suba del impuesto inmobiliario rural no incrementa la valuación y/o el valor de la tierra e implica para la mitad de los productores un aumento promedio de entre 63 a 99 pesos por mes. Sobre este tema, el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Agrarios bonaerense, Oscar Sánchez, remarcó: "La gobernadora y el ministro Leonardo Sarquís, han escuchado y considerado al agobio de impuestos que soporta el sector agroindustrial de la provincia de Buenos Aires, por lo que ha considerado un aumento de los Impuestos Patrimoniales menor a la inflación y este proyecto reduce impuestos distorsivos como ingresos brutos" y agregó que "hay buenas perspectivas en cosechas, recuperación y estabilidad en la ganadería".

REUNIÓN EN BALCARCE

El pasado martes, dirigentes de las sociedades rurales del Sudeste de la provincia de Buenos Aires, agrupadas en CARBAP, se reunieron en el predio de la rural de Balcarce con legisladores nacionales y provinciales, a quienes le transmitieron el malestar que existe en la producción agropecuaria "por la abultada carga fiscal" y ante esta situación cada vez más complicada, reclamaron "un alivio".

En representación de la dirigencia agropecuaria estuvo presente el presidente de CARBAP, Matías de Velazco; el Vicepresidente de la entidad, Fermín Echeverría, y el titular de la entidad anfitriona, Gerardo Mutti, acompañado por demás miembros de la comisión directiva. Respondieron con su presencia a la invitación de la CARBAP, el diputado nacional Juan Aicega (Cambiemos); los legisladores provinciales Guillermo Castelo (Cambiemos); Juan Manuel Cheppi (Frente para la Victoria); Gabriela de María y el senador bonaerense Gervasio Bozzano (Unidad Ciudadana), entre otros.

Los dirigentes y productores agropecuarios comentaron durante el encuentro, que el aumento del inmobiliario rural "llega en un momento complicado, con subas de costos e impuestos, y donde el productor está con poca paciencia".

La palabra "desilusión" pronunciada por un directivo ruralista para graficar el momento que atraviesa la producción, y que fue compartida por el resto de sus pares, sobrevoló la discusión. "El campo pone el hombro, pero la presión tributaria es asfixiante. Necesitamos un respiro, un alivio para poder seguir produciendo. El sector lechero también la está pasando mal", señaló otro a modo de síntesis. (Fuente: Infobae)

Fuente: (valorlocal.com.ar)