La noticia la comunicó la petrolera de bandera el martes por la noche. Además del traslado del impuesto sobre los combustibles líquidos que rige desde hoy, la empresa aplicó una suba por el retraso de los valores en los surtidores.

“A partir de las cero horas del miércoles 16, YPF trasladó al precio de sus combustibles el aumento en el impuesto sobre los combustibles líquidos y al CO2. La suba será del 4,5% promedio país e incluye el impacto impositivo. Al igual que en las actualizaciones anteriores, se buscará acortar las brechas entre AMBA y el resto de las provincias”.

Con ese breve comunicado, YPF, la principal petrolea del país, anunció el martes por la noche la suba de sus combustibles en todo el país desde el primer minuto del miércoles. Las demás empresas dueñas de estaciones de servicio, como Shell, Axion y Puma, aún no anunciaron sus subas, pero se estima que, como ocurre siempre en estos casos, sigan el mismo camino.

Además del traslado de la actualización de impuestos que comienzan a regir ayer, y del que se habló en las últimas horas, la empresa aplicará un aumento directo a sus valores. La suba del impuesto representa un 1,3% sobre el precio final y el resto del incremento corresponde al atraso del valor del precio del mercado, que en el sector estiman que llegó a 20% en total en los últimos meses y que con los aumentos recientes autorizados por el Gobierno se ubicó en casi 10 por ciento.

“Un litro de leche larga vida cuesta más que un litro de nafta”, repiten en YPF cada vez que ejemplifican el atraso con respecto al dólar y aclaran que, igualmente, la industria cierra el año con un valor por litro que sigue atrasado.

Los precios de YPF en Capital Federal serán los siguientes:

Nafta súper: $67,10

Nafta Infinia: $77,40

Gasoil D500: $62,70

Infinia Diesel: $73,30

 

  • IMPUESTO

Ayer se supo que luego de una postergación, hoy subirán dos impuestos que afectan al precio de las naftas y el gasoil y eso explica una parte del aumento que ya anunció YPF. A fines de noviembre, a través de un decreto, el Gobierno decidió postergar la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que se actualizan en forma trimestral de acuerdo al índice de precios al consumidor que mide el Indec, que estaba prevista para el 1º de diciembre.

Este martes por la mañana, Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha) le explicaba a este medio que “la probabilidad de que las petroleras trasladen la actualización de los impuestos a los precios es muy alta. Sería aproximadamente una suba del 3% y la desactualización en los precios que informan las empresas es de un 7%. Pero no creo que tengamos otra actualización más que esta de los impuestos hasta antes de fin de año. Esa es la perspectiva”.

A lo largo de la primera parte del 2020, el año de la pandemia y una de la cuarentenas más largas del mundo en la Argentina, los precios de los combustibles permanecieron sin alteraciones por varios meses. Luego, tuvieron cuatro aumentos que autorizó el gobierno de Alberto Fernández. Ocurrieron en agosto, septiembre, octubre y noviembre. La petrolera YPF decidió que las subas fueran más altas en la ciudad de Buenos Aires que en el resto del país, para lograr acortar la brecha de precios que existe entre las estaciones de servicio de la Capital Federal y el resto de las provincias.

En medio de la pandemia, los precios de los combustibles permanecieron sin alteraciones por varios meses. Luego, tuvieron cuatro aumentos en agosto, septiembre, octubre y noviembre

Así, en promedio, los precios de los combustibles subieron un 19% en el año. Pero desde las empresas advierten que el precio internacional del crudo Brent aumentó en las últimas semanas y está cercano a los USD 50, lo que hace que los precios queden aun un poco más atrasados. Por eso la suba de hoy fue más allá de la actualización impositiva.

Según Cecha, en los últimos meses la demanda de combustibles es un 20,4% menor. En el caso de las naftas, la caída de ventas fue del 64,5% entre febrero y abril, luego se recuperó 72,2% en mayo y junio, y 16,2% adicional entre junio y octubre, quedando todavía 28,9% por debajo del nivel registrado en febrero, el último mes previo a la pandemia.

En el caso del gasoil, la caída fue del 25,9% entre febrero y abril, se recuperó 17,3% durante mayo y junio, y aumentó sólo 0,7% entre junio y octubre, quedando todavía 12,5% por debajo del nivel de febrero. (Fuente: Infobae)