Los precios de los combustibles aumentaron ayer entre un 9,5 por ciento y un 15 por ciento según las características del producto. De este modo, ya es la segunda suba en lo que va del año, alcanzando así un alza cercana al 21,6 por ciento luego de un 2021 y principios del 2022 donde predominó el congelamiento, con más de ocho meses sin que se hayan modificado los valores en las pizarras.

Sin embargo, la inflación interanual es de 50,7 por ciento y desde el sector estacionero afirman que esta alza de precios no es suficiente para paliar la baja rentabilidad de las bocas de expendio, por lo que advierten sobre el contexto crítico que atraviesan.

La rentabilidad está por el piso. Esta suba no viene a solucionar ningún problema porque la incidencia de este incremento es residual. Hay que calcular que al estacionero le queda limpio un 2,5 por ciento del aumento actual, y eso no llega a 1 punto de la rentabilidad”, aseguró Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA).

El titular de CECHA explicó que se requiere una actualización en las comisiones que reciben las Estaciones de Servicio por cada litro de combustible vendido para que mejore la utilidad. “Si nos dan cuatro puntos porcentuales respecto a lo que está el precio actualmente, los negocios serían sustentables económicamente y el sector dejaría de estar en estado de crítico”, declaró Bornoroni en diálogo con este portal de noticias.

Es preciso mencionar que cerca del 50 por ciento de las bocas de expendio está en situación límite, lo que pone en jaque el futuro de 30.000 trabajadores y sus familias. A tal punto que estiman que, de continuar este panorama, “será difícil de remontar especialmente para aquellas Estaciones cuyos volúmenes no superen el punto de equilibrio de los 315.000 litros/mes que hoy operativamente se requiere para funcionar”.

Por todo ello, desde CECHA piden que haya intervención del Gobierno para avanzar en un acuerdo entre las petroleras y las Estaciones de Servicio. Incluso, proponen que el Estado determine condiciones tributarias para las compañías que permita mejorar el margen de rentabilidad y, el restablecimiento del REPRO o ATP para el sector, con tal de sostener las fuentes de trabajo que hoy corren peligro.

(Fuente: Surtidores)