Las cadenas de supermercados ya advertían, hacia mediados del año pasado, que los niveles de entrega habían mermado y que las empresas proveedoras intentaban filtrar listas con aumentos de precios pese a la resolución 100 que establecía los Precios Máximos. El retail se resistía, por lo que en muchos casos las entregas se demoraban o directamente se frenaban.

Según fuentes del supermercadismo consultadas, de un nivel de entrega histórico que llegaba al 90% -es decir que de cada 100 productos pedidos, se entregaban 90-, hoy ese porcentaje se ubica en el 50% a 60%, dependiendo de cada cadena. 

“Algunos te entregan mal una semana y la semana siguiente mejora. Varía mucho según la cadena y la región. Pero todo el mundo habla del aceite. También aducen problemas con la yerba. Hubo faltantes de cerveza, pero ya eso se normalizó. Depende mucho, pero en líneas generales hay irregularidades, entregas cuotificadas y muchos cambios de etiquetas para evadir los controles”, dijeron desde la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

A su vez, desde la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (CADAM), su presidente, Víctor Fera, aseguró que tienen importantes problemas con las entregas de los proveedores y que si no reciben la mercadería, no pueden vender. “Nosotros, los mayoristas, no tenemos nada que ver. No producimos la mercadería. Tenemos los locales con las puertas abiertas y estanterías con todo a la vista. Estamos sufriendo las inspecciones del Gobierno y no tenemos nada que ver”, dijo el además dueño de Maxiconsumo.

Según remarcó, los inconvenientes con las entregas se agravaron en el último tiempo. “Tengo pedidos desde noviembre del 2020 con empresas que me dicen ´Mañana sale el camión´. No quieren entregar. En algunos productos, nos cortaron el 50% del abastecimiento”, dijo Fera, al tiempo que agregó que hay problemas con el aceite, el arroz y la yerba. (Fuente: Infobae)