Las acciones argentinas retroceden este viernes por segunda sesión consecutiva, lideradas por la merma en papeles del sector energético. La tendencia definida por las bajas en los principales indicadores de Wall Street, con un Dow Jones de Industriales que baja 1,5%, sella el recorrido de los activos argentinos.

Los ADR y acciones de empresas argentinas que se operan en Nueva York ceden hasta 4% a las 12 horas, con los papeles de Telecom a la cabeza. YPF pierde un 1%, a USD 5,09 y Grupo Galicia retrocede 0,9 por ciento.

El índice accionario S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires cae 1,5%, a 65.400 puntos, luego de cerrar en la víspera con una caída del 1,7%, debido a toma de ganancias tras alcanzar su nivel máximo histórico nominal la semana pasada.

El mercado bursátil local registró un nivel récord de 69.688,41 unidades el jueves de la semana pasada. Las acciones de la petrolera estatal YPF bajaban un 2,5% en pesos.

Los bonos soberanos en dólares con ley extranjera vuelven a recortar posiciones, con una baja promedio del 0,5%, que se refleja en un ascenso del riesgo país de JP Morgan en ocho enteros ara la Argentina, a 1.504 puntos básicos.

En el plano internacional, las acciones bajaban ampliamente después de que un funcionario de la Reserva Federal dijera que el banco central de los Estados Unidos podría necesitar aumentar las tasas de interés el año próximo, antes que la última estimación de la Fed de posibles aumentos de tasas en 2023.

Los mercados bursátiles reaccionaron con sesgo negativo a la expectativa de futuras alzas de tasas en los EEUU

El S&P 500 está en camino de terminar la semana con una caída de alrededor del 1,6%, mientras que el Dow retrocedió más del 3%. El Nasdaq apenas subió durante la semana.

Las plazas en Nueva York se vieron impactadas a principios de semana después de que la Fed señaló inesperadamente que podría comenzar a reducir sus estímulos antes de lo esperado, dejando al S&P camino a romper una racha ganadora de tres semanas.

Sin embargo, los inversores retornaban a las acciones tecnológicas, centrándose en la proyección de la Fed de que la economía crecerá más rápido de lo esperado este año, un 7 por ciento.

(Fuente: Infobae)