A la seguidilla de aumentos en el precio de los combustibles, las estaciones de servicio debieron hacerle frente a las restricciones a la circulación que, según indicó el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Entre Ríos, Mario Amado, impactaron de forma directa en los niveles de consumo:  “No estamos nada contentos con lo que se están moviendo las ventas”, señaló.

“Tuvimos dos semanas buenas entre navidad y año nuevo, pero luego el consumo volvió a bajar a partir de los decretos nacionales y provinciales de disminución de la circulación a la madrugada, porque sin la circulación entre ciudades, el techo de cualquier estación de servicio es del 75 por ciento con suerte”, lamentó Amado.

Además, indicó que si bien aún no están los datos oficiales de consumo a partir de los últimos incrementos en los precios, adelantó que a priori son desalentadores: “No estamos nada contentos con lo que se está moviendo el consumo”, dijo.

Amado explicó que los últimos incrementos respondieron a una actualización del impuesto y de los precios tanto del biodiesel y del bioetanol. “Falta actualizar las petroleras y las cuentas quedarían saldas”, estimó aunque anticipó que a partir de ahora el precio de los combustibles “podría ajustarse por inflación”.

Por otra parte, se refirió a las perspectivas de las estaciones de servicio para que sean beneficiadas a partir de la nueva Ley de Fomento de Gas a fin de que sean abastecidas “a precio bueno” para que el consumidor no se vuelque directamente a la nafta súper.
“Esta suba del combustible líquido hace que el cliente se incline hacia el gas, por eso se está tratando de cuidar el precio y la diferencia que existe con la nafta”, finalizó. (Fuente: APF Digital)