Según los datos del último informe de Federación Agraria Argentina (FAA), en el mejor de los casos el productor recibe el 26,46% de lo que un consumidor paga por un melón.

De este dato se desprende un reclamo y advertencia de las entidades agropecuarias: “Los productores NO son formadores de precios”.

Siguiendo con el análisis de FAA, éste señala que “en muchos casos, el porcentaje de incidencia del valor que cobran los productores sobre el precio en góndola no llega al 10%, como se puede ver en el caso de las bananas (7,75%), las aceitunas (7,81%), la pera (8,38%) o la manzana (9,13%)“.

Como se puede ver en la infografía, sólo el durazno tiene un proceso de industrialización entre que se cosecha y se come. Es decir, que sólo para el caso del durazno hay un eslabón más que es la industria, pero en el resto de los alimentos no está.

“Otros, como el vino tinto, es del 12,94%, mientras que en la papa es del 23,53%, el durazno para industria y fresco coinciden en un 20,44%, el zapallito verde, 25,25% y el melón, 26,46%”, agrega la Federación, y por ello afirma: “Claramente los productores no somos formadores de precios, por el contrario, somos perjudicados, tanto como los consumidores, por las distorsiones que hay en las cadenas”. (Fuente: InfoCampo)