Un plenario de las comisiones de la Cámara de Diputados emitió por amplia mayoría dictamen favorable al proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias que beneficiará a mas de un millón de trabajadores, iniciativa que el oficialismo aspira a sancionar en una sesión especial que se celebrará la próxima semana.

La decisión se adoptó en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda, y de Legislación del Trabajo, luego de agotar el debate entre los legisladores sobre el proyecto presentado por el presidente del cuerpo, Sergio Massa, y respaldado por el oficialismo.

El despacho tuvo un alto consenso político ya que fue respaldado por los legisladores del Frente de Todos, Juntos por el Cambio -que lo hizo con disidencias parciales-, los interbloques Federales y de Unidad Federal para el Desarrollo.

El proyecto de reforma del impuesto a Ganancias que impulsa el oficialismo modifica el artículo 30 para aumentar la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos brutos.

Esta medida beneficiará a 1.267.000 personas, entre trabajadores y jubilados, según señaló el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, quien subrayó que de esta forma “el 93 por ciento de los asalariados no pagarán más ese tributo”.

Las principales modificaciones que se incluyeron fueron excluir del cálculo del impuesto el pago del aguinaldo cuando se trate de salarios de hasta $150.000 brutos y jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos, y la deducción por concubino.

También se sumó una deducción por gastos de guardería y por elementos de trabajo o capacitación.

El proyecto que amplía la deducción para que los trabajadores que perciben hasta $150.000 brutos no paguen ganancias se aplicará desde el 1 de enero, y el Gobierno contempla devolver los descuentos que se han realizado a los asalariados que quedarán exentos de ese tributo.

Otro punto que había generado inquietud en los legisladores era lo que podía pasar entre los asalariados que perciben entre 150 mil pesos y 173 mil pesos para que no terminen cobrando más dinero aquellos que están eximidos de pagar el impuesto a las ganancias, para lo cual la norma prevé facultades especificas para poder corregir esa situación. (Fuente: Télam)