La entidad finalizó su participación del día con un saldo positivo de USD 65 millones y suma compras por USD 715 millones en las últimas ocho sesiones operativas.

En una sesión mayorista con USD 389,5 millones negociados en el segmento de contado (spot), el Banco Central volvió a aprovechar un nutrido volumen de negocios -elevado parta esta época del año- para sumar reservas.

Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, describió una “nueva jornada con saldo positivo para el BCRA, según estimaron fuentes privadas del mercado, la autoridad monetaria habría terminado el día con compras por USD 65 millones”.

El Banco Central suma compras por USD 495 millones con sus incursiones cambiarias en lo que va de octubre, en un proceso de recomposición de reservas que se inició con la aplicación de nuevos controles cambiarios a partir del martes 5 de este mes.

Si bien la cifra positiva se obtuvo a través de una mayor restricción para la operatoria privada, es para destacar que la entidad monetaria consiguió pasar del lado comprador en un mes que estacionalmente es tenso para el mercado, con descenso de los saldos de exportación y una firme demanda de importadores. En octubre de 2020 la participación cambiaria del Central fue negativa en 1.090 millones de dólares.

Con la aplicación de controles de capitales más ajustados este mes, el Banco Central acumuló en ocho jornadas consecutivas de compras netas (desde el miércoles 6) por unos USD 715 millones, básicamente a partir de nuevas restricciones para la demanda de importadores.

El pasado 5 de octubre, el BCRA anunció límites para la cancelación anticipada de importaciones, con la meta de contener la salida de dólares comerciales y la sangría de reservas. Al menos hasta el 31 de octubre, las empresas deberán esperar al despacho de sus importaciones para poder acceder al mercado oficial y comprar dólares, una restricción que según el BCRA afecta solo al 13% de las operaciones.

Brian Torchia, gerente de Finanzas Corporativas de PGK Consultores, consideró que “las reservas del BCRA juegan un rol relevante en el delicado equilibrio macroeconómico vigente, no sólo por su señalización respecto de la sostenibilidad cambiaria sino también porque su engrosamiento actualmente habilita a la entidad regulatoria a participar dentro del mercado bursátil haciéndose de pesos a tipo de cambio preferencial para luego financiar al Tesoro, siendo un cierto aliciente de la emisión ya existente”.

“De esta forma, un quiebre en la tendencia del crecimiento de las reservas no sólo puede generar incertidumbre sobre la sostenibilidad del tipo de cambio sino también le quitaría al Tesoro una fuente adicional de financiamiento sin recurrir a la emisión, quedando ésta última como única alternativa en caso que se genere tensión sobre las reservas, confluyendo en una potencial alza de riesgo inflacionario”, advirtió Brian Torchia.

Gustavo Ber, titular del Estudio Ber, aportó que “tras las últimas restricciones se sigue repitiendo la dinámica de un BCRA que continúa comprando divisas a diario, aún cuando los operadores reconocen que el ‘super cepo’ acentúa los daños sobre la economía”.

“En el caso de los dólares financieros se viene validando un gradual deslizamiento de los tipos de cambio implícitos más libres por la mayor búsqueda de cobertura, tensionando aún más la ‘brecha’ y generando distorsiones, así como también alimentando mayores presiones inflacionarias”, completó Ber. (Fuente: Infobae)