Los efectos de la pandemia y el fin de la asistencia estatal terminaron por sentenciar el destino de una de las plazas más emblemáticas de la cadena Amérian Hoteles: su establecimiento ubicado en la esquina de bulevar San Juan y avenida Hipólito Yrigoyen, frente al Patio Olmos. El cierre fue confirmado el presidente de la cadena familiar cordobesa, Roberto Amengual, titular de la firma.

“Fue inviable sostener las operaciones por la baja demanda, la falta de ingreso en los últimos 11 meses, y la ausencia de ayuda estatal para soportar esta crisis”, explicó el empresario, quien además encabeza la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT).

En abril de 2020, en medio de la fase más restrictiva de la cuarentena por el Covid-19, Amengual había especulado que el retorno a la normalidad para la actividad hotelera en el país iba a demandar, por lo menos, dos años.

Pero el Amérian Córdoba Park no resistió y según detalló Amengual, cerró sus puertas el pasado 28 de diciembre, con impacto en la fuente laboral de alrededor de 40 personas.  Al respecto, el ejecutivo dijo que convocaron a los empleados para explicarles la crítica situación: “Ellos la entendieron y por suerte hemos podido tener un cierre bastante ordenado”, dijo.

“La verdad, es una situación drástica y dramática, pero lamentablemente sin otra posibilidad por la coyuntura en la que se encuentra el sector hotelero”, manifestó el empresario, al frente de la cadena nacida en 1992 y que aglutina casi una veintena de hoteles en el país.

La situación del Amérian Córdoba Park se multiplica en diferentes puntos del país, según indicó Fernando Desbots, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica Córdoba y vicepresidente de la federación nacional.

“No se toma dimensión de la situación del sector. Son muchos los hoteles que no van a poder abrir las puertas. Los trabajadores de nuestra actividad la están pasando muy mal”, expresó el ejecutivo, quien además señaló que sin ayuda estatal es casi imposible mantener un hotel en estos tiempos.

Asimismo, explicó que en términos generales un hotel de cuatro o cinco estrellas necesita, en promedio, alrededor del 60 por ciento de ocupación para ser sustentable.

En el caso del establecimiento de Amérian, la plaza cordobesa de 116 habitaciones no pudo alcanzar el 40 por ciento de reservas en la fase de reapertura para lograr un punto de equilibrio y no generar tantas pérdidas. (Fuente: La Voz)