Las exportaciones cordobesas cerrarán 2020 con una baja de cinco por ciento en comparación con 2019, por lo que terminarían en torno a los 8.500 millones de dólares.

El dato se puede proyectar del informe de las ventas al exterior correspondientes al período enero-octubre, elaborado por la agencia ProCórdoba.

Según esta entidad, dedicada a fomentar las exportaciones del sector privado cordobés, las ventas al exterior sumaron 7.098 millones de dólares, 5,3 por ciento por debajo del mismo período de 2019.

Como noviembre y diciembre parecen haber marcado la misma tendencia, desde la entidad provincial estiman que esta sea la baja correspondiente a todo 2020.

Córdoba representó el 15,2 por ciento de las exportaciones nacionales. Hay que destacar que en el mismo período, la caída en todo el país fue de 21,6 por ciento. En la provincia, la reducción fue menor gracias al agro.

En los primeros 10 meses, 49 por ciento de las ventas al exterior fueron de productos primarios, un total de 3.479,7 millones de dólares.

Respecto del mismo período del año pasado, esto implicó crecimientos de 6,9 por ciento en volumen (por las mayores cantidades de cereales, principalmente) y de 10,24 por ciento en dólares, gracias a las mejoras en los precios de algunas materias primas a nivel mundial.

Esto es lo que explica que semillas y oleaginosas, que bajaron en volumen 8,4 por ciento, terminaron aumentando en facturación 18,9 por ciento.

Las manufacturas de origen agropecuario (MOA), que a fines de la primera década del siglo llegaron a representar la mitad de las exportaciones cordobesas, este año constituyeron el 37 por ciento del total de los envíos, con 2.645,2 millones de dólares, lo que implicó bajas de 7,7 por ciento en volumen y 9,1 por ciento en dólares.

La suerte de este rubro continúa signada por las caídas en las ventas de grasas y aceites de 7,1 por ciento en volumen y de 1,5 por ciento en facturación. Pero hubieron otros productos que registraron la tendencia opuesta a lo que se dio en el agro; uno de ellos fue carnes, que exportó 22,3 por ciento en toneladas de carne pero facturó 9,1 por ciento menos.

  • EFECTOS DE LA PANDEMIA

Quienes más sintieron los efectos de la pandemia del virus Covid-19 fueron las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI), que pasaron a representaron apenas 11 por ciento del total de exportaciones cordobesas con 823,4 millones de dólares, marcando los mayores descenso respecto al período enero-octubre de 2019: 25,1 por ciento en volumen y 32,1 por ciento en facturación.

Esto tiene que ver con la situación de Brasil, cuya economía se vio afectada por el avance de la enfermedad.

El principal socio del Mercosur es el primer destino de las exportaciones cordobesas, marcadas por vehículos y autopartes. Las exportaciones al vecino país bajaron 22,7 por ciento en el período considerado.

En China y Vietnam, los otros dos destinos más importantes, las exportaciones bajaron 16,1 y 21,1 por ciento respectivamente.

En cambio en el cuarto y quinto mercado en orden de importancia, Países Bajos (es la puerta de entrada de los productos cordobeses a Europa) y Chile, crecieron 19,1 por ciento y 3,6 por ciento, respectivamente.

Al respecto, desde la Agencia ProCórdoba advierten que la pandemia no generó un cambio, sino que profundizó las tendencia que venían registrando, sobre todo la caída en la participación de aquellos productos que tienen algún procesamiento industrial, principalmente por la caída en la competitividad incluso en los mercados regionales.

En 2010, los productos primarios representaron 30 por ciento del total de las exportaciones cordobesas; a mediados de la década ya habían trepado por encima del 35 por ciento para llegar en 2019 a 42,4 por ciento.

Las MOA participaron con 44 a 45 por ciento de las exportaciones durante casi toda la década hasta que en 2019 bajaron a 38,9 por ciento.

Las MOI, que comenzaron la década representando un cuarto de las exportaciones ya a partir de 2015 comenzaron a oscilar entre 14 y 20 por ciento, para terminar en 2019 con 15,8 por ciento.

Para 2021, el ProCórdoba advierte que no hay una tendencia firme en lo que pueda suceder. Si bien se espera una recuperación leve del consumo a nivel global, a esta altura ya está claro que la magnitud del avance que se logre terminará siendo resultado de los efectos que se logren con la vacuna contra el virus Covid-19 y de la normalización en el funcionamiento de la logística internacional, uno de los principales factores que frenó el comercio internacional durante 2020. (Fuente: La Voz del Interior)