Según el Sistema de Información de Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER), las primeras proyecciones indican que el área destinada a la siembra del maíz de segunda y tardío en el ciclo 2022/23 se posicionaría alrededor de 70.000 hectáreas (ha). Al día de la fecha se estima que se ha concretado el 23% de la intención planificada.

Cabe recordar que, en el ciclo 2021/22 la superficie fue de 47.800 ha, por lo tanto se proyecta una expansión del 46% (22.200 ha).

Los colaboradores reportan que los productores tomaron la decisión de optar siembras en fechas tardías para amortiguar el impacto de “La Niña”, ya que los modelos indicaban una alta probabilidad de déficit hídricos para el mes de diciembre (momento donde ocurre la floración de los maíces de primera).

Es importante mencionar que, en algunos casos, se han sembrados lotes “en seco”. Es decir, sin humedad en la cama de siembra a la espera de precipitaciones.

(Fuente: BolsaCER)