El volumen de dólares ingresado por la industria pesada cayó el año pasado 27,7%. Sólo crecieron los envíos de productos primarios; principalmente, soja, maíz y trigo. En general, el comercio exterior cordobés se redujo un 10% con respecto a 2019.

La pandemia de Covid-19 fue el año pasado un mal que agravó el cuadro crítico que venía atravesando la salud de la economía argentina desde mediados de 2018, cuando comenzó una crisis que puso a la mayoría de los sectores en una terapia intensiva de la que están lejos de poder salir.

La industria es un fiel exponente. Las exportaciones cordobesas de manufacturas de origen industrial (MOI) se desplomaron 27,7 por ciento en 2020, según un informe que publicó en las últimas horas la Agencia ProCórdoba en base a datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Este rubro, en el que lo que más pesan son los envíos de las automotrices y las autopartistas, trajo a Córdoba 1.032,92 millones de dólares el año pasado, la menor cifra desde 2005, cuando fueron 882,92 millones.

La categoría denominada “material de transporte terrestre”, que engloba al comercio exterior de automotores y explica el 70 por ciento de las MOI, se redujo 32,4 por ciento, de 1.044,32 millones de dólares en 2019 a 706,35 millones el año pasado.

El segundo subrubro en importancia, las “máquinas y aparatos, material eléctrico”, bajó 24,9 por ciento, de 211,6 millones de dólares a 159 millones. Los otros bienes que están dentro del top five de las MOI también cayeron: “Productos químicos y conexos”, 27,8 por ciento; “Materias plásticas y artificiales”, 17,6 por ciento; y “Cauchos y sus manufacturas”, 12 por ciento

  • EL AGRO, CON MÁS PESO

En general, las exportaciones totales de Córdoba alcanzaron los 8.158 millones, que significaron una merma del 9,8 por ciento frente a los 9.043 millones de 2019. Pero están levemente por encima de los 8.086,4 millones de 2018.

Que los valores generales no se hayan destruido tanto como los particulares de la industria pesada responde a que el agro logró compensar la balanza.

El comercio exterior de productos primarios, es decir, granos sin procesar, creció 2,7 por ciento: de 3.828,7 millones a 3.931,5 millones de dólares. Se trata de la mayor cifra de la historia para este rubro.

El principal aporte fue de los cereales (principalmente trigo y maíz), que sumaron 2.457,25 millones de dólares, 2,5 por ciento más que el año anterior.

Las “semillas y frutos oleaginosos”, categoría que incluye de modo casi exclusivo a la soja, sumaron 1.411,5 millones de dólares, una suba del 2,2 por ciento frente a 2019.

De todos modos, las manufacturas de origen agropecuario (MOA) bajaron 14,2 por ciento, de 3.520 millones de dólares a 3.018,4 millones.

Entre las categorías más importantes dentro de las MOA, los “residuos y desperdicios de la industria alimentaria” (pellets y aceites) se redujeron 18,3 por ciento, de 1.906,9 milones de dólares a 1.556,9 millones.

También bajó el monto facturado por las carnes (-12,4 por ciento); pero aumentó la comercialización de productos lácteos (26,12 por ciento) y los “Productos de molinería y preparaciones a base de cereales, harina, fécula o leche, productos de pastelería” (80,75 por ciento).

De esta manera, entre productos primarios y manufacturas agroindustriales, desde el campo salieron 85,2 de cada 100 pesos que ingresaron el año pasado a Córdoba por exportaciones; mientras que la industria generó sólo 12,7 (los 2,1 restantes corresponden a combustibles y energía y a “confidencial”).

Un dato negativo en este contexto es que, por segundo año consecutivo, los productos primarios generan más dólares que las MOA. Esto implica que se está yendo de Córdoba más mercadería con menos valor agregado.

  • DESTINOS

En cuanto a los destinos de las exportaciones cordobesas, Brasil se mantuvo a la cabeza, con el 12,6 por ciento de los envíos (1.026 millones de dólares).

Le siguen por detrás China (726 millones, 8,9 por ciento), Vietnam (631 millones, 7,7 por ciento), Holanda (431 millones, 5,3 por ciento) y Chile (407 millones, cinco por ciento).

El ranking de los primeros 10 se completa con Egipto, India, Indonesia, Malasia y Argelia, con un share de entre 3,5 por ciento y cuatro por ciento sobre el comercio exterior argentino. (Fuente: La Voz)