Desde el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER) se publicó un informe sobre el estado hídrico de los suelos entrerrianos. En este sentido, destacan que, si bien “no se puede concluir que el actual sea un escenario hídrico desfavorable”, también mencionan que difícilmente se puedan alcanzar el promedio de acumulación esperable para junio.

Precipitación acumulada del 15 al 21 de junio del 2022

Las últimas precipitaciones de importancia sobre el territorio entrerriano sucedieron hace casi un mes. Este es un período del año donde normalmente es difícil esperar compensaciones pluviales de importancia, con lo cual, cobra gran importancia el acopio de reservas que se pudo lograr en el otoño y los trabajos de conservación que se han realizado durante estos últimos meses.

Como se puede ver en el mapa, se observaron algunas lluvias modestas sobre el noreste de la provincia. Las mismas sucedieron cambiando del jueves para el viernes de la semana pasada, presentándose cielos cubiertos con lloviznas sin registros en otros departamentos entrerrianos. Solo en la zona de influencia de Concordia, los acumulados superaron la barrera de los diez milímetros.

Normalmente durante junio, dependiendo la zona de la provincia, los acumulados se mueven entre cuarenta y setenta milímetros. Por lo que se ve hasta el momento, esos guarismos serán difíciles de lograr en lo que resta del mes. La persistencia en la escasez de agua que no hace más que dar señales poco favorables para el resto del trimestre frío.

Dicho esto, no se puede considerar a la provincia como la menos favorecida por las precipitaciones. Es decir, hay situaciones más ajustadas en el comportamiento pluvial en estos últimos meses.

Para comienzos de la semana próxima podría configurarse un escenario con tiempo más inestable, el cual puede provocar un despliegue más generalizado y generoso de precipitaciones en todo el territorio provincial. Sin olvidar que se está en pleno invierno y que la oferta de agua tiende a ser modesta, no se descarta que puedan sumarse hasta veinte milímetros en gran parte del territorio provincial.

De validarse esta situación, se estaría repitiendo lo sucedido el mes pasado, período dentro del cual se concretó un solo evento pluvial significativo. Por estos días el frío sigue siendo protagonista.

Estado de las reservas al 22 de junio

El balance hídrico no muestra retrocesos significativos al considerar el primer metro de suelo. No se descarta que la situación en los estratos superficiales de los lotes sea más ajustada pero de acuerdo a lo que se viene analizando acerca del comportamiento de las precipitaciones, no se puede concluir que el actual sea un escenario hídrico desfavorable.

¿Es posible esperar una mejor condición para estas fechas? Sí, lo es. Las reservas en general están por debajo de los valores normales y el escenario debería ser más holgado. Sin embargo no es una situación que pueda considerarse hostil para el avance de estas primeras etapas de los cultivos de invierno.

Si se tomeen cuenta las reservas de humedad actuales y se calcula la demanda de precipitaciones para lograr que el primer metro de suelo se mantenga en un nivel adecuado de humedad o logre algo más de holgura, gran parte de la provincia, o al menos las más importantes para la fina, pueden arreglarse con veinte milímetros. Como se dijo para comienzos de la semana próxima hay posibilidades de que este requerimiento sea satisfecho. O sea, incluso sin completar los valores normales de lluvia del mes, la disponibilidad de humedad en el perfil con que junio terminaría, estaría en niveles que permiten mantener el optimismo para encarar el mes de julio.

La posibilidad de monitorear la condición de humedad a gran escala mediante el balance hídrico permite reconocer que la situación se enmarca dentro de un panorama que puede considerarse satisfactorio, aun cuando las precipitaciones no estén dando las respuestas esperadas estadísticamente.

Posiblemente se deba transitar los meses próximos como sus antecesores, es decir con una baja frecuencia de eventos pluviales. Esto deberá corregirse en la transición hacia el mes de septiembre, para cuando las coberturas aumenten la demanda. De otra manera no se podrá sostener un nivel de reservas adecuado como el actual.

(Fuente: BolsaCER)