Acreedores de Entre Ríos y de otras provincias endeudadas en dólares se agruparon en una coalición.

4 de Noviembre (Valor Local) – La Coalición de Bonistas de Provincias Argentinas (CBPA) está formada por un grupo de administradores de fondos internacionales con inversiones de más de u$s 3 mil millones en bonos emitidos por provincias argentinas · Representa a inversores institucionales y minoristas en el mercado provincial argentino de bonos que prestaron a Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta y Tierra del Fuego.

En su presentación, la CBPA expuso: “En los últimos cinco años, inversores institucionales prestaron a las provincias argentinas más de $10 mil millones de dólares para proyectos de infraestructura, programas sociales, desarrollo de energías renovables, remediación ambiental y otros importantes proyectos de inversión y servicios públicos. Este financiamiento promovió el crecimiento inclusivo y mejoró la capacidad productiva de las provincias”.

“Muchas de estas provincias han mantenido históricamente bajos niveles de endeudamiento y- tuvieron acceso al mercado de capitales debido a su responsable manejo de la deuda, incluso en períodos en los cuales el gobierno nacional ha estado en default. Sin embargo, algunas provincias han aprovechado la ocasión para incumplir sus obligaciones de deuda de manera unilateral y oportunista. En muchas ocasiones esta conducta ha sido instigada por el gobierno nacional, quien ha buscado imponer pérdidas importantes a los acreedores, más basado en principios equivocados que en hechos y circunstancias específicos a cada provincia”, indicó.

La Coalición de Bonistas de Provincias Argentinas (CBPA) “hace notar con preocupación que la oportunidad de alcanzar políticas responsables que aseguren el acceso al mercado de capitales en el mediano y largo plazo para apoyar las necesidades de inversión de las provincias está siendo frustrada por una visión política de corto plazo y un indiscriminado repudio a los contratos vigentes entre las provincias y sus acreedores”.

En respuesta a estos acontecimientos, la CBPA siente necesario publicar principios básicos que gobiernen cualquier reestructuración de deuda provincial:

  • Incumplimientos y reestructuraciones imponen costos de largo plazo y consecuencias negativas para las provincias y sus economías, y solo deberían ocurrir en casos extremos.
  • Reestructuraciones oportunistas de deudas sostenibles son inaceptables y deberían ser rechazadas por todas las partes. Tal proceder no es en beneficio de las provincias con deuda, ya que el perder acceso a los mercados de capitales tiene costos de largo plazo.
  • Las reestructuraciones de deuda, de ser necesarias, se tienen que dar en un contexto de transparencia y de negociación de buena fe y deben estar libres de injustificadas interferencias de terceros, incluyendo al gobierno nacional.
  • Si una reestructuración es inevitable, los servicios de deuda futuros se tienen que determinar en base a una evaluación adecuada de la capacidad de repago de la provincia y la inclusión de esta en el presupuesto. En este último las provincias deben estar dispuestas a designar una porción razonable de ingresos para satisfacer la deuda.
  • Cualquier pérdida impuesta a los acreedores no debe ser politizada, lo cual incluye referencias arbitrarias a “valores presentes netos de recupero aceptables”.
  • La sostenibilidad de la deuda reperfilada se debe determinar asumiendo la vuelta al mercado de capitales en el mediano plazo.

La CBPA fue creada por inversores institucionales que poseen más de $3 mil millones de deuda provincial para interactuar, en nombre de estas instituciones, con actores clave en este proceso, como ser los comités de acreedores, el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones financieras internacionales, agencias de desarrollo y crédito bilateral, gobiernos involucrados, medios de prensa y otras organizaciones.

A través de su sitio web, el CBPA aclaró que no participa “en negociaciones bilaterales de deuda con las provincias. Las negociaciones de reestructuración son conducidas por comités de bonistas en cada caso específico. Sin embargo, la CBPA abogará porque sus Principios Básicos se observen en todas las reestructuraciones”. (Valor Local)