Un informe de la Federación Comercial de Córdoba alerta sobre el incremento de la comercialización ilegal para las Fiestas y sobre la incidencia del cese de actividad en toda la provincia en el último semestre

La venta informal es un fenómeno recurrente que se potencia en momentos de crisis económica y se materializa con mayor intensidad en épocas festivas y de festivales, además de replicarse en las localidades más pequeñas de la provincia de Córdoba.

Un informe realizado por la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom) alerta que la venta ilegal se incrementó 20% este mes con relación a diciembre de 2019.

Según el detalle del relevamiento que se realizó entre los pasados días 14 y 21 en 42 localidades de la provincia, para 55% de las ciudades involucradas, el alza interanual de la venta informal fue de 20%, mientras que 25% expresó que el alza llegó a 30%.

De este modo, según más de 75% de los consultados expresó que la venta ilegal en sus diferentes formatos se hace presente con intensidad media/alta.

En el informe difundido por Fedecom advirtió además que “sin que se le pueda atribuir de manera directa al fenómeno de la venta informal -aunque sume- y sí pueda adjudicarse a la crisis macroeconómica reinante que se vio agravada por el contexto sanitario derivado de la pandemia de coronavirus, 10% de los locales comerciales de la provincia cerraron sus puertas (comercios físicos) en el último semestre”.

Según se indicó, la mayor incidencia del cese se dio en Agencias de viajes, excursiones, paseos y travesías; Alojamientos (hoteles, hosterías, hospedajes); Bares y restaurantes; Joyería, relojería y bijouterie; así como Salones de fiestas y recreación.

Con mediana intensidad alcanzó a Centros de estética; locales de comercialización de Calzados y marroquinería; Indumentaria; Electrodomésticos y artículos electrónicos; y Bazar y regalos.

En tanto, la incidencia fue menor en comercios de Artículos deportivos y de recreación; Juguetería y librería; Perfumería; y Muebles y decoración.

Las localidades más afectadas con el cierre de comercios –con un promedio que sube hasta 20%- son Balnearia, General Levalle y Mina Clavero.

En Río Cuarto, el cese de la actividad llega a 15%, en tanto que en Villa María se ubica en torno a 12,5%. Por su parte, en la ciudad de Córdoba la incidencia es de 10%, aunque si se hace foco en la zona céntrica, el efecto aumenta hasta 18%.

La entidad comercial advirtió en ese sentido que “las autoridades locales” no realizan los controles correspondientes en relación a la venta informal.

Según el relevamiento, 45% de las entidades empresarias que conforman la Fedecom expresó que las medidas de control resultan “insuficientes” para combatir el flagelo; mientras que 35% expresó que los controles directamente “no se aplican”.

Sin embargo -según remarcó Fedecom- “la Dirección General de Rentas de la Provincia sí realiza fiscalizaciones direccionadas sólo al comercio formal”.

“Están fundamentadas en un comunicado de prensa de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) correspondiente a abril de 2019, en el que se ‘estima’ que en promedio, las operaciones de ventas en efectivo de los comercios minoristas de todo el país son de al menos un 35% del total de las realizadas”, explicaron.

“Solicitamos al ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, que cesaran con los procedimientos. Sin embargo, a principios de esta semana se realizaron nuevos operativos  en comercios de la ciudad de Villa María y Alta Gracia, que se suman así a los ejecutados en Marcos Juárez, en donde se les solicitó a los comerciantes notificados que ‘justifiquen’ el alcance de ese porcentual (35%) en cuanto al medio de pago, teniendo como fecha límite para ello el 24 de diciembre”, explicó a Comercio y Justicia Ezequiel Cerezo, presidente de Fedecom.

“Lamentamos y repudiamos la decisión de Rentas de llevar adelante esta acción, invocando un relevamiento que se realiza a nivel nacional que no podría de ninguna manera ser aplicado taxativamente en la provincia”, agregó. (Fuente: Comercio y Justicia)