Desde el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER), se publicó un nuevo informe, que abarca desde el 17 de noviembre hasta el 24.

Sonbre el estado de las reservas, el el informe del SIBER explica que «luego de una semana sin precipitaciones y con varias jornadas con temperaturas veraniegas, incluso con registros que superaron los valores normales esperados para el mes de noviembre, es lógico esperar que el balance hídrico responda con un fuerte retroceso en el nivel de reservas. De hecho hay que decir, que las mismas no venían con mucho margen, pero las lluvias de hace un poco más de diez días habían generado un alivio interesante».

«La situación que se representa en el mapa, no contempla las precipitaciones que se han observado en la primera parte del día de hoy jueves 25 de noviembre. Las mismas fueron generalizadas y por sectores también generosas, sobre todo en áreas del sudoeste, donde hubo acumulados de hasta cuarenta milímetros», aclara el reporte.

«Obviamente estas últimas precipitaciones son muy oportunas y de alguna manera marcan el ritmo pluvial que lleva la primavera. Está claro que con el comportamiento térmico que venimos viendo, sistemas precipitantes separados por diez días no logran compensar la evapotranspiración. Es decir, constantemente el balance tiende a ser negativo. Por otra parte debemos decir, que cuando la sequía tiende a ganar territorio, aparecen estos alivios que de alguna manera permiten sobrellevar el inicio de la campaña», menciona el documento.

«A finales de agosto ya mencionábamos en estos informes que el tránsito de la primavera iba a tener dificultades del tipo de las que estamos transitando. Cuando analizamos todo el patrón pluvial desde septiembre hasta este casi final de noviembre, claramente el patrón resulta deficitario, es decir, el impacto negativo de La Niña se reconoce en la oferta de agua. Sin embargo, en términos agronómicos, la situación no ha sido tan grave debido al oportunismo con que fueron apareciendo algunas ventanas húmedas. El fin de semana puede haber algún refuerzo pluvial, que mejore la performance del recorrido total de noviembre», concluye en este sentido el escrito.

Siembre y cosecha

«La cosecha de colza en Entre Ríos se ubica en 93 % de avance sobre un área cultivada en el ciclo 2021/22 de 9.550 hectáreas (ha). El rendimiento promedio se posiciona en un valor de 1.800 kg/ha, lo representaría un incremento del 41 % (742 kg/ha) con respecto al rendimiento obtenido la campaña anterior, que fue de 1.058 kg/ha. La producción total se ubicaría cercana a las 19.000 toneladas. El informe final de producción se dará a conocer en los próximos días», mencionan desde el SIBER.

Por otro lado, la cosecha de lino «lleva un avance del 10 %, sobre una superficie cercana a 9.500 ha. Además se está avanzando con las tareas de secado e hilerado del cultivo, en algunos casos con dificultades debido a que las plantas presentan heterogeneidad en su madurez».

Sobre la condición del maíz primavera, «el estado fenológico se ubica desde V9 a R1 (emergencia de estigmas), es decir que una proporción del área sembrada se encuentra en el período crítico. Durante dicha etapa se define el rendimiento potencial del cultivo donde el déficit hídrico puede impactar negativamente. La condición del cultivo a nivel provincial es la siguiente: – Muy buena: 26 % – Buena: 71 % – Regular: 2 % – Mala: 1 %».

«El 97 % del área total de maíz se encuentra en una condición buena a muy buena, las precipitaciones de aquí en adelante serán claves mantener este estatus. La condición regular y mala se refieren a lotes donde el cultivo quedó con bajo stand de plantas, des-uniformes y con deficientes controles de malezas», finaliza en este sentido el reporte.

«En los últimos quince días se finalizó la siembra de arroz en la provincia, solo queda evaluar un bajo porcentaje del área que posiblemente se deba resembrar. El estado fenológico se ubica desde emergencia a macollaje. La condición del cultivo a nivel provincial es la siguiente: – Muy buena: 20 % – Buena: 75 % – Regular: 5 %», informan desde el SIBER.

«Los colaboradores manifestaron que en algunos lotes las emergencias presentaron problemas, dado que las precipitaciones fueron escasas para lograr dichos nacimientos.
Este efecto de falta de agua, hizo que la intención de siembra en zona de represas se vea disminuída», señala el documento.

«Para el caso de las siembras tempranas indicaron que las emergencias se encuentran retrasadas quince días respecto lo normal y que en ellas se inicia con los riegos para lograr uniformidad en el cultivo. También manifestaron una verdadera preocupación por el bajo nivel de agua de ríos, represas y pozos hasta el momento. En relación a esto, si bien aún no se observan efectos en el cultivo, el agua utilizada para riego presenta un elevado indice de salinidad», finaliza el informe.

(Fuente: SIBER)