En el cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2020, el presidente del Banco Central dijo que las políticas de baja tasa de interés y expansión de la cantidad de dinero adoptadas con la crisis financiera de 2008-2009 fueron poco eficaces.

El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Ángel Pesce, señaló este miércoles que será necesario consensuar políticas globales para redistribuir el ingreso hacia sectores asalariados y, así, impulsar el crecimiento económico a nivel mundial, de modo de evitar una crisis por la revalorización acelerada de los activos financieros, al hablar en el panel de cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2020.

En ese sentido, señaló que las políticas de baja tasa de interés y expansión de la cantidad de dinero adoptadas con la crisis financiera de 2008-2009 fueron poco eficaces para dar un nuevo impulso a la actividad económica, mientras que sí generaron un aumento en el valor de los activos financieros.

“Tenemos el desafío de la pandemia y de una economía global que no encuentra los instrumentos necesarios para sostener el crecimiento”, aseguró Pesce en el panel de cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2020, en el que llamó a “entender mejor lo que está pasando en la economía global para dar respuestas”.

En un contexto de incertidumbres por la pandemia de coronavirus, sostuvo que una vez superada la crisis sanitaria, aún quedará el interrogante de cuál será el motor que impulse a la economía en el futuro.

Al respecto, puso el foco en la caída sostenida del sector asalariado en la distribución del ingreso en las últimas décadas, lo cual, “indudablemente está afectando el crecimiento económico porque el consumo interno sigue siendo un motor fundamental.

“La desigualdad en la distribución del ingreso ha afectado el crecimiento global, y la baja en la tasa de interés o la expansión monetaria han tenido un impacto más fuerte sobre el valor de los activos financieros que sobre el crecimiento económico”, explicó el presidente del BCRA.

Por lo tanto consideró que “hay que consensuar políticas para revertir esta situación y que la economía global vuelva a crecer”, y sostuvo que “no se ha buscado hasta el momento una respuesta a eso”.

Si bien destacó que “los instrumentos de subsidio directo a los consumidores o a las empresas que han surgido con la pandemia han funcionado”, puntualizó que “lo que no sabemos es si, superada la pandemia, se aceptará que estos instrumentos continúen”.

En esa línea, el titular del BCRA se refirió a los dilemas que afrontan actualmente los bancos centrales, y se preguntó “hasta dónde pueden seguir expandiendo sus hojas de balance,hasta dónde los países pueden seguir expandiendo su deuda sin que genere dudas a los inversores”.

“El crecimiento del valor de los activos financieros no se ve convalidado con crecimientos sustanciales del producto. Esta situación de desbalance entre el crecimiento y el valor de los activos financieros indudablemente en algún momento deberá sincerarse”, expuso Pesce.

“Se necesita de consenso global para llevarlo adelante y salir del estancamiento de la economía en los últimos 10 años y, sobre todo, después del 2019”, aseguró el funcionario.

Por último, señaló que hay que pensar en una regulación de los fondos de inversión, habida cuenta de su gran crecimiento en la última década que los llevó a manejar activos por más del 100% del producto global.

“Del mismo modo que los bancos necesitaron regulaciones y se impusieron en el año 2008-2009, hay que prestar atención si estos actores, ahora, preponderantes en el escenario global, no necesitan mecanismos de regulación, especialmente por su impacto en las economías periféricas”, afirmó el presidente del BCRA ya que “los flujos de ingreso y egreso de estos fondos por el volumen que tienen y por el tamaño de las economías pueden provocar distorsiones importantes”.

Bajo el título “Desafíos, objetivos e instrumentos de los Bancos Centrales en un nuevo contexto global”, las Jornadas Monetarias y Bancarias organizadas por el Banco Central cerraron hoy su cuarto y último panel de actividades.

Luego de dos años de no haberse realizado, las Jornadas fueron un espacio de debate que contó con referentes mundiales de la academia y la función pública económica, desde el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, hasta la secretaria ejecutiva de la Celac, Alicia Bárcena, entre otras figuras. (Fuente: Télam)