Las empresas sujetas a este impuesto ya “recibieron una notificación fiscal para los pagos de 2020”, pese a las amenazas de Estados Unidos de imponer aranceles sobre productos franceses como represalia.

Francia anunció el pasado miércoles que aplicará un impuesto a las grandes empresas del sector digital en 2020, pese a las amenazas de Estados Unidos de imponer aranceles sobre productos franceses por valor de 1.300 millones de dólares como represalia.

“Las empresas sujetas a este impuesto recibieron una notificación fiscal para los pagos de 2020”, indicó una fuente del Ministerio de Economía galo citada por la agencia de noticias AFP.

Este impuesto alcanza a las grandes multinacionales de internet conocidas como los GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple),cuyos beneficios escapan a numerosas administraciones fiscales de todo el mundo.

Según el diario británico Financial Times, Facebook y Amazon están entre las empresas que recibieron una notificación en los últimos días.

Con esta decisión, Francia se expone a sanciones de Estados Unidos, en plena transición entre el presidente electo Joe Biden y el saliente Donald Trump.

Este último ya había decidido aplicar aranceles aduaneros de 25% a los vinos franceses por los subsidios que recibió el europeo Airbus.

En julio de 2019, el parlamento francés aprobó un impuesto del 3% sobre el volumen de negocios de los gigantes digitales, convirtiendo a Francia en pionera en la imposición de los grandes grupos digitales.

Washington, que considera que este impuesto es discriminatorio para las empresas estadounidenses, amenazó a Francia con aplicar aranceles aduaneros de 100% a ciertos productos franceses, como el queso o los productos de belleza.

Pero en enero, los dos aliados acordaron una tregua para dar una oportunidad a las negociaciones lideradas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para crear un impuesto global sobre las multinacionales.

En ese marco, París congeló su impuesto y Washington se abstuvo de imponer sanciones, pero las negociaciones fracasaron en octubre, haciendo nula la tregua.

“Habíamos suspendido la recaudación del impuesto hasta que concluyeran las negociaciones de la OCDE. Estas negociaciones han fracasado, por lo que el próximo mes de diciembre impondremos un impuesto a los gigantes digitales”, había advertido a mediados de octubre el ministro de Economía francés Bruno Le Maire.