La volatilidad caracteriza a los movimientos de precios de las criptomonedas en las últimas semanas. Tras haber alcanzado un máximo cercano a los USD 65.000 el 14 de abril, el Bitcoin empezó a “lateralizar” durante un mes en un rango de USD 50.000 a USD 60.000, pero sin romper el canal alcista para alcanzar nuevos récords.

Pero en las últimas dos semanas la tendencia declinante se impuso, ante las iniciativas regulatorias comunicadas por China y los EEUU y también por los comentarios efectuados por referentes del mundo inversor, como el CEO de Tesla Elon Musk, que golpearon muy duro a los criptoactivos a través de la “caja de resonancia” de las redes sociales.

Este viernes, el Bitcoin retrocede un 8%, por debajo de los USD 37.000, aún por encima de los mínimos debajo de USD 31.000 alcanzados la semana pasada, pero decididamente lejos del reciente récord histórico. En lo que va de 2021, la cotización del Bitcoin defiende una ganancia de 28 por ciento.

La criptomoneda más popular, que representa cerca del 50% del valor de todas estas emisiones en el mercado, estuvo bajo presión desde hace semanas, después de una serie de mensajes de Elon Musk, en los que revirtió su decisión de aceptar la criptomoneda como medio de pago por los autos de la compañía.

El Bitcoin cayó fuerte desde sus máximos, pero en lo que va de 2021 sostiene una ganancia de 28%

Además, China tomó medidas contra la minería y las operaciones de la mayor criptomoneda del mundo como parte de sus esfuerzos para prevenir riesgos especulativos y financieros. El Comité de Estabilidad Financiera y Desarrollo de China, presidido por el viceprimer ministro Liu He, identificó al Bitcoin como el activo que requiere de mayor regulación.

Este jueves se conoció que Irán prohibió la minería de criptomonedas como el Bitcoin después de una serie de apagones masivos en las principales ciudades, en la última señal de una creciente inquietud por el uso de energía del activo digital. La prohibición entra en vigencia de inmediato y durará hasta el 22 de septiembre, dijo el presidente, Hassan Rouhani, en la televisión estatal.

Los funcionarios iraníes culpan al aumento de la minería, así como al aumento de la fabricación y la caída en el suministro de energía hidroeléctrica, de los apagones que están causando estragos en las empresas y la vida cotidiana.

La debacle reciente del Bitcoin se inició luego de que el fabricante de automóviles eléctricos Tesla abandonó la idea de vender autos con el uso de token

La Universidad de Cambridge estima que Irán fue el origen de 3,4% de la minería de Bitcoin en los primeros cuatro meses de 2020, colocándolo en el sexto lugar a nivel mundial, con China muy por delante con 69,3%. Otra estimación de la empresa de análisis Elliptic sitúa la participación de la República Islámica en más de un punto porcentual más alta.

Hace unos días, tres organismos industriales chinos endurecieron la prohibición a que bancos y empresas de pago presten servicios relacionados con las criptomonedas, supuso una fuerte escalada de los esfuerzos del país por acabar con la especulación y el fraude con monedas virtuales.

La última ofensiva de China contra las criptomonedas se produjo después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos pidiera nuevas normas que obliguen a informar de las grandes transferencias de criptomonedas al Servicio de Impuestos Internos, y de que la Reserva Federal señalara los riesgos que las criptomonedas suponen para la estabilidad financiera. (Fuente: Infobae)