El estatus financiero y económico de Argentina se deterioró tras el fuerte impulso bajista que sufrieron los mercados el viernes con la decisión de MSCI de reclasificar al país como mercado standalone (solitario) ante la prolongada aplicación de controles de capitales.

Este lunes las acciones y ADR argentinos son negociados con mayoría de bajas en Wall Street, con pérdidas encabezadas por YPF (-5,8%, a USD 4,60) a las 13:10 horas. El papel de la petrolera estatal acumula una pérdida de 12% en dos ruedas. Grupo Galicia cae 1,3 por ciento.

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires pierde un 1,4%, para operar debajo de los 64.200 puntos. Desde el 10 de junio pasado, cuando se aproximó por primera vez a un récord nominal de 70.000 puntos, el referente líder de la Bolsa porteña resignó un 8,3% de su valor medido en pesos.

Argentina estaba categorizada dentro del rango ‘emergente’ desde 2019 -entonces había sido elevado desde ‘frontera’-. Antes de dejar el poder, la administración de Mauricio Macri retomó un estricto control cambiario para frenar la fuga de reservas, que se mantuvo y profundizó con la actual gestión de Alberto Fernández.

La noticia se conoció el jueves, tras el cierre de las operaciones bursátiles, luego que el Gobierno anunciara un entendimiento con el Club de París para reprogramar un vencimiento de deuda para marzo de 2022 y de un ligero avance en el diálogo con el FMI para reestructurar unos 45.000 millones de dólares.

Los bonos Globales -en dólares con ley extranjera- retroceden un 0,6% en promedio, mientras tras haber acumulado una pérdida de 4% la semana anterior. El riesgo país de JP Morgan sube once unidades para la Argentina, a 1.584 puntos básicos.

(Fuente: Infobae)