29 de Enero (Valor Local) – El grupo de ministros de Economía de las provincias convocado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof se reunió hoy y diagramó un esquema de trabajo para renegociar las deudas en dólares.

El ministro de Economía de Entre Ríos, Hugo Ballay junto a sus pares de Buenos Aires, Chaco, Jujuy, La Rioja y Tierra del Fuego reafirman su compromiso para avanzar en la restauración de la sostenibilidad de las deudas provinciales con acreedores privados bajo ley extranjera de forma coordinada.

El objetivo no explicitado es evitar que se repita lo que ocurrió con Córdoba.

Destacan la labor realizada por el Gobierno Nacional en la reestructuración de la deuda argentina y la necesidad de avanzar en acuerdos sobre las deudas provinciales que estén alineados con los principios trazados a nivel agregado.

Continuando con el trabajo desarrollado el pasado 12 de enero en el Ministerio de Economía, resaltan la relevancia de mantener un adecuado flujo de comunicación y coordinación sobre los avances en los distintos procesos individuales.

Rechazan el uso de herramientas de presión de carácter judicial para forzar soluciones insostenibles, afectando los principios de buena fe que deberían primar en toda negociación, al tiempo que confían en que los procesos consensuales permitirán reestablecer la sostenibilidad de la deuda a partir de negociaciones constructivas entre las partes, basadas en las realidades provinciales y sus respectivas capacidades de pago.

Destacan la necesidad de observar lineamientos comunes que velen por la sostenibilidad agregada, descartando acuerdos que sólo resulten viables en el análisis individual y aislado de la realidad nacional.

Los Ministros acuerdan trabajar coordinadamente implementando los siguientes lineamientos:

1. Restaurar la sostenibilidad de la deuda en el marco de procesos ordenados, promoviendo acuerdos que resulten sostenibles en el mediano y largo plazo.

2. Trabajar cooperativamente, brindándose apoyo mutuo según las necesidades de cada provincia.

3. Sostener un diálogo transparente y de buena fe con los distintos grupos de bonistas.

4. Alcanzar compromisos adecuados que brinden tratamiento equitativo entre acreedores, en función de las particularidades de cada provincia.
5. Evitar acuerdos que puedan acarrear beneficios individuales de corto plazo poniendo en riesgo la sostenibilidad del agregado provincial y con ello el interés del conjunto de los acreedores.

6. Incorporar en el análisis de sostenibilidad las implicancias del contexto macroeconómico y la disponibilidad de divisas para evaluar las posibilidades de pago de los servicios de deuda resultantes.

7. Avanzar en propuestas que permitan obtener flujos de pagos compatibles con senderos de resultado fiscal consistentes con una recuperación económica sostenida.